S'ha produït un error en aquest gadget

diumenge, 16 de novembre de 2008

Théodore Géricault 1791-1824 (Ruán (Francia))-"La balsa de la Medusa

7 comentaris:

morisot (Pilar Álamo) ha dit...

Lo que primero se ve es un viejo totalmente abatido, representa el drama, la desesperanza y es la única figura que parece mirar al espectador.Sin embargo la figura situada en el extremo opuesto, la cual representará la esperanza exaltada y cargada de energía (agita furiosamente un paño tratando de llamar la atención del barco).Es el romanticismo con todas sus fuerzas. Un beso amiga

Dédalus ha dit...

El cuadro de Guèricault que has elegido (La balsa de la Medusa) representa un hecho real. Se ve que, tras el naufragio de la fragata Meduse, los supervivientes navegaron durante casi un mes en una balsa. Guèricault se documentó al detalle, para poder llevar al lienzo aquella tragedia.

Besos, Clariana.

mangeles ha dit...

uff...yo no digo nada...

clariana ha dit...

Los pintores que hacen objeto de algunas de sus obras el dolor y el sufrimiento humano, son muy dignos de valorar, pues muchas veces las personas huimos de contemplar esto y nos vamos más a lo agradable. Claro todo tiene su causa, pero no deberíamos olvidar este factor importantísimo en la vida, que mientras a veces nos lo pasamos bien, hay muchas personas que sufren. Un beso.

clariana ha dit...

Sí, tanto Géricault como Delacroix, como otros pintores, han querido plasmar el dolor humano en sus cuadros, como testimonio histórico de lo que sucedió. Conocía este dato que aportas, porque me gustan mucho los pintores románticos, así como poetas, músicos y literatos. Ahora, desgraciadamente se repite la historia, por causa de la miseria que pasan muchos seres en el sur (y en otros lugares claro). Un beso.

morisot (Pilar Álamo) ha dit...

me parece muy humana tu reflexión, ¡la comparto!
Un abrazo

morisot (Pilar Álamo) ha dit...

Gracias por señalarme el camino hacia Los cuatro gatos, me ha hecho pensar y a la vez me ha llenado la cabeza de pensamientos de todo lo que nos rodea, pero en el fondo llego a la conclusión de que nos agarramos a lo que tenemos bueno y cerca. Yo estoy rodeada de hombres (mi marido y mis hijos) y llenan mi vida y yo creo que a ellos también les ayudo a seguir este camino.
Un beso