S'ha produït un error en aquest gadget

dissabte, 14 de maig de 2011

NIKOLAI GUE. Realismo ruso. Los Itinerantes. "¿Qué es la verdad?"- 1.890


A finales de los años 80 el arte de Nikolai Gue experimenta un avance extraordinario. Fuertemente influenciado por las ideas del Leon Tolstói, el pintor crea una serie entera de cuadros grandes sobre temas evangélicos.


En el cuadro está representado el encuentro entre Cristo y el gobernador romano de Judea, Poncio Pilatos. Según el evangelio, Pilatos preguntó a Cristo: “¿Qué es la verdad?” a lo que Jesucristo respondió con el silencio.

Contrasta la figura de Pilatos, vestido con una toga, de pie e iluminado por el sol; su mirada y su gesto parecen despreciar el sentido de la pregunta. Mientras un Cristo desaliñado se confunde entre las sombras, su silencio es su fuerza.

El libre tratamiento de los textos evangélicos llevó a veces a Gue a conflictos con las autoridades religiosas y laicas. En el año 1892, por orden del gobernador de San Petersburgo, este cuadro fue retirado de una exposición, siendo también prohibido exponerlo posteriormente en otras ciudades de Rusia.

Esta obra forma parte de la colección de la Galería Tretiakov de Moscú.

APUNTE BIOGRÁFICO.

Nikolai Gue nació en Voronezh en una familia descendiente de un noble francés emigrado a Rusia a raíz de la Revolución Francesa. Estudió en la Academia de Bellas Artes de San Petersburgo. Al terminar ésta recibió una beca para viajar al extranjero, visitando Alemania, Francia e Italia.


En 1863 volvió a San Petersburgo con su cuadro "La última cena". Pese a su clara ruptura con los cánones académicos el éxito de la obra fue tal que la Academia nombró a Gue profesor de pintura histórica y de retrato. Su siguiente éxito fue la obra "Pedro I interroga a su hijo el zarevich Alexei en Peterhof" (1871) que destacaba por la veracidad en la presentación de la situación, los personajes y el escenario. Desde 1870 fue miembro y uno de los organizadores del grupo de los Itinerantes.

Los últimos 15 años de su vida se dedicó exclusivamente a temas bíblicos enfocándolos desde la eterna lucha entre el Bien y el Mal en donde invariablemente triunfa el Mal. El destino de estas obras fue dramático: fue prohibida su exposición y censuradas por la Iglesia. Su última obra, "Gólgota" (1892), quedó sin terminar. El público tan sólo pudo descrubrirla despues de la muerte del pintor. Un lienzo increible que sorprende hasta hoy sorprende por su calida emotividad y valiente desesperación.

ENCABEZAMIENTO DEL BLOG "La última Cena."


PEDRO I , INTERROGA A SU HIJO EL ZAREVICH ALEXEI EN PETERHOF - 1871

Los opositores a las reformas del zar Pedro incluyeron a su propio hijo Alexei, fruto de su primer  matrimonio, que bajo la influencia de los boyardos se rebeló contra su padre. Descubierto el complot, el zarévich huyo a Europa, pasando por Viena, el Tirol y recalando por fin en el Castillo de San Elmo en Italia, desde donde fue devuelto a Rusia por orden de su padre. Allí, el senado con el consentimiento del padre condenó a Alexei a la pena capital, pero este murió en la fortaleza de Pedro y Pablo antes de su ejecución.


Para reconstruir con veracidad este suceso histórico Nikolai Gue estudió profundamente documentación y retratos de la época reproduciendo con precisión desde los trajes del s. XVIII hasta el gabinete del emperador en Peterhof.

En sus memorias Gue escribiría que durante la creación del cuadro sus simpatías se dirigían al zar Pedro pero según fue documentándose se dió cuenta de que esta simpatía era inviable.

Esta obra forma parte de la colección de la Galería Tetriakov de Moscú.



"GÓLGOTA" - 1892

Toda la atención en esta obra se concentra en el sufrimiento de Cristo. Los elementos narrativos han sido excluidos y la imagen ha adquirido carácter simbólico: el dedo indice acusador, la figura de Cristo rodeado por los dos ladrones que adoptan expresiones antagónicas, uno con un rictus de animal dominado por el pánico y otro con una expresión de triste mansedumbre. Detrás de ellos el caos y lo informe.


El autor parecía querer mostrarnos que el lugar que el sistema destinaba a aquellos que buscaban la verdad era el cadalso, entre marginados, locos y criminales.

Esta obra forma parte de la colección del Museo Ruso de San Petersburgo.



"RETRATO DE LEÓN TOLSTÓI"- 1984

Un periodo complicado en la vida del pintor Nikolai Gue precedió a la realización de este cuadro. Ocho años antes de realizar esta obra decidió abandonar la pintura e irse a vivir a un pueblo en el que durante años llevó una simple vida de campesino. Volvió al arte entre los años 1870-1880 y este retrato fue la primera obra del autor en este periodo tardío.


El pintor conoció a León Tolstói poco antes de empezar el retrato y su amistad duraría hasta la muerte de Gue. Fue muy cercano a su familia y llegó a impartir clases de pintura a sus hijas. Este contacto cercano le ayudó a captar mejor la personalidad de Tolstói. Según dijo el mismo Gue, en el cuadro quiso reflejar lo más precioso de su asombrosa personalidad.

Público y crítica recibieron el cuadro con gran perplejidad. Para empezar se les reprochó que el modelo no posara mostrando sus ojos sino que Tolstói apareciera trabajando como un vulgar artesano.

Esta obra forma parte de la colección de la Galería Tetriakov de Moscú.



CARRARA AT TAGANROG.


"SOPHIA TOLSTAYA, "  (WIFE OF LEO TOLSTOY.)


"CHRIST AND THE THIEF."



"CHRIST PRAYING IN GETHSEMANE."- 1888

Fuentes: MUSEO RUSO y WIKIPEDIA. (Cuadros y textos y cuadros respectivamente.)






22 comentaris:

Adolfo Payés ha dit...

Impresionante como hermosos sus trabajos..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que tengas un buen fin de semana..

Devaneos de un moderno Peter Pan ha dit...

Una de las reflexiones que me quedó al terminar de estudiar a los itinerantes rusos fue lo diferente que retrataban las caras y, en general, la figura humana en lo referente a lo divino. Aprecié que, mientras nosotros damos, especialmente a los rostros, cierta redondez, para ellos, por lo general, solían ser más afilados, los rasgos más duros y marcados.
Y en la escultura, otro tanto.
Creí verlo, de una manera más acentuada, en el arte medieval.

No sé si coincides conmigo...

¡Un abrazo fuerte!

railsiferradures ha dit...

Buenas Noches Clariana,
Hoy nos traes alguien realmente grande, tanto en lo pictórico como en el pensamiento.
Para mi desconocedor hasta hoy de la mayoría de estos artistas que presentas en tu blog, la pintura y sobre todo la pregunta sin respuesta que es la idea del cuadro me ha impresionado tanto como la imagen de sufrimiento que puede verse en Golgota.
Es increíble como varia la valoración de las cosas, Gue nos presenta a Tolstoi en su más preciada faceta es decir el momento de crear mediante la escritura, en cambio entonces se valoraba mas la imagen del patricio, estática sin relación con la obra.
Los tiempos cambian.
Muchos besos y abrazos del sector Sant Andreu de tu familia,
railsiferradures.

Mabel G. ha dit...

Sinceramente, estos pintores rusos son algo muy especial. Me asombran las telas, los cortinados, las ropas, el mantel... son como fotografías.
Excelente elección para tu blog, Clariana.
Hermosos óleos. Te agradezco mucho toda esta ilustración.
Un abrazo y feliz domingo, amiga.

PACO HIDALGO ha dit...

Un realismo un tanto especial el de Gue. Me ha gustado mucho la obra "Gólgota". Buena labor, Clariana, la de dar a conocer estos pintores más desconocidos por aquí. Un cordial saludo.

Javier 16 ha dit...

Qué maravilla de pinturas. Me gusta la definición y las expresiones logradas en sus modelos. El retrato de León Tolstoi, es magnífico por su luz y los detalles del escritorio.
Una bonita entrada.

Saludos.

Nameit ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Nameit ha dit...

Desconocía a este pintor, y me ha impresionado mucho. Antes de leer tus textos en los que explicas cómo algunos fueron criticados y prohibidos, los he estado contemplando, y ya me ha dado la sensación de que mostraban un aspecto prohibido y oculto de las situaciones que retrata. No me extraña que algunos se sintieran tan golpeados por la fuerza de esta pintura que tuvieran que censurarla. Magnífico. Gracias, como siempre.

JESUS y ENCARNA ha dit...

Buenas tardes querida amiga, paso a saludar y a deleitarme con esta entrada, desde luego si pudieramos verlo en directo debe de ser impresionante el dibujo y las pinceladas de esta artista ruso.
Pero en tu Blog siempre descubro plasticas desconocidas, excelente trabajo.
Besos y abrazos.
Jesus

Dasha ha dit...

Gracias, Clariana por la entrada. Lo he compartido en mi página en facebook.

un abrazo,
Darya

Algaire ha dit...

De tu mano volvemos al realismo ruso, pintura que puede gustar más o menos pero que no deja indiferente a nadie.
Los cuadros de tema religioso son muy expresivos y el retrato de Tolstoi es perfecto, como el de su esposa y la que supongo es su hija.
Buena entrada Clariana, gracias de nuevo.

clariana ha dit...

¡Hola Adolfo!
Sí, creo que valía la pena poner alguna entrada de este gran pintor ruso y por lo que veo poco conocido aquí.
Gracias por tu amable visita. Saludos afectuosos.

clariana ha dit...

¡Hola Judith!
Quizás esté relacionado con realzar más la expresión, tratar de exteriorizar ese sentimiento profundo que guarda la persona.
Concretamente este pintor me parece que entronca bastante con el expresionismo.
Si te refieres a algún otro aspecto, te agradeceré me lo aclares, pues no sé si estoy en lo cierto. Un abrazo.

clariana ha dit...

¡Hola RiF!
Pues sí, existen bastantes pintores muy buenos por diversos países, que parece que nos obstinamos en no conocer, pues no me refiero a las personas que como tú se dedican a otros campos aunque también sean aficionados al arte, sino a los especialistas que han estudiado más en profundidad y que no sé por qué no los traen a luz. Besos a todos.

clariana ha dit...

¡Hola Mabel!
Es muy bello tu comentario sobre este pintor, aunque ten en cuenta que la pintura no tiene nada que ver con la fotografía, quizás dices éso por la perfección en los trazos, pero cuenta con muchas más técnicas y estrategias que la fotografía, aunque ésta también esté muy avanzada. Un beso.

clariana ha dit...

¡Hola Paco!
Haces pensar con tu comentario que Nikolai Gue es algo más que realista, aunque ya de por sí el realismo ruso es un tanto especial comparado con otros.
A Gue lo encuentro un tanto expresionista, no sé tú como lo ves.
Saludos afectuosos.

clariana ha dit...

¡Hola Javier!
Es uno de los grandes pintores rusos del realismo, aunque creo que ellos eran muy sencillos, -los itinerantes o ambulantes.-
Verdaderamente llama la atención ese cuadro de León Tolstoi, parece que lo sacó en toda su esencia. Saludos afectuosos.

clariana ha dit...

¡Hola Nameti!
Lo que me choca bastante es que tanto religiosos como laicos se sintieran ofendidos o escandalizados no sé, por estas pinturas, qué grande debe de ser la fuerza de su expresión para conseguir ésto.
Me alegra de que sea de tu gusto el pintor. Un beso.

clariana ha dit...

¡Hola Jesús y Encarna!
Tendríamos que hacer un largo viaje a esas tierras y patearnos los museos rusos, para poder verlos de cerca, quizás algún día, pero yo lo veo tan lejano...
Cuando vi el cuadro de tonalidades rojizas, azules y violetas, o sea, el de Cristo y el ladrón, me acordé de un cuadro tuyo que me enseñastes, aunque sean diferentes. Besos a los dos.

clariana ha dit...

¡Hola Darya!
Pues encantada de que te haya gustado y de que lo compartas en tu espacio de facebook. Un beso.

clariana ha dit...

¡Hola Algaire!
Pienso que es conveniente no olvidar a estos artistas que tanto hicieron por la pintura y por la cultura en general en su país. A mí como ya sabes, me tienen fascinada. Un abrazo.

Mabel G. ha dit...

¡exactamente, Clariana! lo digo por la perfección en los trazos... los tienes que mirar detenidamente (como a los cuadros de Ivan Shiskin) para darte cuenta que son óleos.
Un abrazo, amiga!