S'ha produït un error en aquest gadget

dijous, 7 de maig de 2009

PAUL GAUGUIN- pintor francés simbolista. (París 1848-Atuona 1903)







1.-Pobre pescador 2.-En el puente 3.-Muchachas con flores de mango (1899) 4.-Gemseman 5.-Mata Mua (Érase una vez, 1892) 6-. Las bárbaras




En noviembre de 1893, apenas unas semanas después de su regreso de Tahití, Gauguin organizó una exposición de sus obras más recientes en la Galería Durand-Ruel y comenzó a redactar un texto titulado Noa Noa («Perfumado») con el fin de explicar el sentido de sus lienzos a un público que tenía un desconocimiento absoluto de las costumbres tahitianas y de los dioses maoríes. A pesar de estas precauciones, aficionados y periodistas se quedaron muy desconcertados ante aquellas enigmáticas escenas, aquellos lienzos de brillantes colores, las perspectivas planas y las herméticas inscripciones que daban título a los cuadros. Entre las cuarenta y seis piezas del catálogo, fundamentalmente obras realizadas durante su estancia en Oceanía a excepción de tres lienzos bretones, figuraba con el número 6 Mata Mua (Érase una vez).
MATA-MUA (Érase una vez):
En un paisaje idílico cuya perspectiva cierran unas montañas rosas y violetas, unas mujeres tocan la flauta y bailan ante un gigantesco ídolo de piedra. Adoran a la diosa Hina (la luna), que Gauguin también representó en un lienzo ejecutado en 1893, Hina Maruru (Fiesta de Hina) (W 500). El paisaje, construido mediante superficies de color imbricadas de abajo a arriba en la composición, se lee en ese mismo sentido como una estampa japonesa. El fuste de un enorme árbol divide el espacio en dos partes, ocupando la música el primer plano y el baile el término medio. El cuadro no es la transcripción de una escena ni de un paisaje real, sino una nueva composición a partir de elementos observados, que aparecen en otras obras del artista realizadas entre 1892 y 1894, por ejemplo, el mismo paisaje hace de telón de fondo en Pastorales tahitianas (W 470); el árbol de ancha copa amarilla del fondo también está presente en Fatata te Moua (Al pie de la montaña) (W 481) y en Nave nave Moe (La alegría del descanso) (W 512); el ídolo aparece igualmente en Parahi te Marahe (Ahí está el templo) (W 483) y en Nave nave Moe (La alegría del descanso) (W 512); por lo que se refiere exclusivamente a las mujeres que bailan, pueden verse Mahana no Atua (Día del Señor) (W 513), y a las dos mujeres sentadas Arearea I y II (Alegría) (W 468 y 469); en cuanto a la flautista sola, es interesante la comparación con Parau Parau (Palabras susurradas) (W 472) y Hina Maruru (Fiesta en Hina) (W 500).

Gauguin se había ido a Tahití con el objetivo de conocer la antigua civilización maorí, amenazada por la colonización y la cristianización. A través de sus cuadros, pretendía resucitar aquel «antaño» sagrado en el que el hombre vivía en armonía con la naturaleza y volver a encontrar, lejos de Europa, los dioses huidos y el paraíso original. Poco tiempo después de su llegada, emprendió un viaje por la isla con el fin de descubrir lugares a los que todavía no hubiera llegado la corrupción y la decadencia que reinaban en Papeete. «Me alejo del camino que bordea el mar y me adentro por un bosque que sube hasta bastante altura en la montaña. Llego a un vallecito. Los escasos habitantes que lo habitan quieren seguir viviendo como antaño»2. Gauguin desarrollaría en la versión definitiva de Noa Noa estas breves líneas anotadas sobre la marcha en el primer manuscrito del texto; constituyen la explicación que ofrece el artista de su lienzo Mata Mua, auténtico himno en honor de la mujer maorí: «En tiempos de abundancia, de importancia social, de gloria nacional, cuando la raza autóctona reinaba en las islas y todavía no había acogido al extranjero, en tiempos de los dioses, ¡Matamua! La leyenda halla por doquier fundamento en esta tierra fabulosa por naturaleza, pero es a la divinidad femenina Hina, diosa de la mentira y de la piedad, a la que más se entregan estos hombres de otros tiempos. La luna tiene sus festividades que se celebran con besos, con cantos, con bailes, que celebra la naturaleza mediante inefables prodigios [...]. Las mujeres siguen fieles a los dioses muertos por una nostalgia instintiva. Sus placeres y sus terrores habitan siempre Matamua. Así es como el artista ha visto a la mujer pueril y majestuosa que encarna el símbolo de toda una raza antigua, y se ha encargado de expresar en la obra pintada los secretos que le arrebató al culto difunto del que ella fue ídolo y sacerdotisa, y a la naturaleza de la que es algo así como una síntesis maravillosa».

El lienzo, que no halló comprador en la subasta que Gauguin organizó en 1895 para costearse su segundo viaje a Oceanía, se rebajó al precio de quinientos francos fijado por el artista4. Luego ingresó en la célebre colección de Gustave Fayet y pasó sucesivamente por distintas manos privadas antes de que, en mayo de 1984, lo adquirieran por un precio récord y a partes iguales el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza y Jaime Ortiz-Patiño. Cuando éste último puso el cuadro en venta en 1989, el barón Thyssen compró la otra mitad, convirtiéndose en propietario único del mismo.

Fuente: texto de Isabelle Cahn (Paseo del Prado,8 - 28014 Madrid.)

18 comentaris:

David ha dit...

Gauguin no me acaba de convencer.. lo encuentro bastante simplsita en todo (quizá esa sea la gracia que tiene). Sobre tu comentario en Modigliani, creo que hay algo que puntulaizar por mi parte. El arte, claro, es subjetivo. Pero lo matan tanto los museos, las escuelas y sus estudiantes de arte en general...
Allá, cuadriculados, no se enseña lo que realmente interesa de un artista: su proceso creativo. Sólo, y lo sé de sobras, interesa "fascinarse" en líneales contornos que, en mi opinión, no entienden en profundidad ni los mismos que dan las clases...
Durero, por ejemplo, se fue a Italia para vislumbrar el arte y crear mejores cosas que los italianos. Y lo consiguió? ¡Claro! Se metio en un hangar que tenía (y esto no lo saben muchos/As), escogió un pasaje de la biblia (a Durero le fascinaba la figura de Jesús), y se pintó con su ya famosa pelliza. ¿Hay algún cuadro donde se magnifique la figura de alguien, comparandola con el mismo Dios? Sí: la de "autorretrato con pelliza". Solo él, nada más que él, pudo retar la mano de Dios, y salió vencedor...
Y eso, creeme, no se estudia en una escuela. Sin animos de ofender, un abrazo!!

Duncan de Gross ha dit...

...Te he enlazado desde ¿Cómo Quieres...?, para seguirte mejor, antes solo lo estabas en Arte Extremadura...Me gusta Gaughin y me gustan sus colores, su línea sinuosa y la tranquilidad de sus pinturas y sus mujeres, ahora está de rabiosa actualidad porque está casi demostrado (aunque se sospechaba hace tiempo) que fue él quién de un tajo de espada la cortó la oreja a un confuso Van Gogh, besotes y Miaaauus del Quinto Gatito Clariana!!

Anita ha dit...

Preciosos cuadros. Me gusta el colorido que utiliza y las estampas tan naturales. Éste pintor sí que me resula más conocido ;D

Muakk

clariana ha dit...

¡Hola David!
En lo de las clases creo que tienes razón, a veces se va a una Escuela de Arte con la ilusión de aprender porque te gusta dibujar o pintar y se te da bien y acabas peor que antes, porque poca cosa has aprendido y ha quedado fulminada esa ilusión. Claro, no en todos los casos debe ser así. Yo admiro a los/las autodidactas porque han partido de muy buenos pintores y han tenido la paciencia de aprender a través de sus obras, pero éso tampoco es general. Se ve que te gusta mucho Durero, es muy buen pintor, lo conozco un poco, pero no he profundizado en su obra, observaré más ese autorretrato que mencionas. No me ofendes, ésto es un espacio libre para opinar y vamos aprendiendo unos/as de otros/as. Besos.

mangeles ha dit...

Lo he visto...pero todavía no me ha dado tiempo a leerlo...pero estoy en ello...ya comentaré....(estoy un poco liada)


Besossss

clariana ha dit...

¡Hola Duncan!
Gracias por el enlace, no sé si pertenezo más al del Arte o al de los gatos, las estrellas, la mitología y todo lo demás. En todo caso, me gusta todo ésto.
Pues estas últimas notícias sobre Gauguin, no me gustaría que fuesen verdad, es muy difícil de demostrar, no sé que pasa últimamente con Gauguin que leo cosas negativas sobre él, que no me acabo de creer. Ahora estoy leyendo una biografía "Gauguin" por LEE VAN DOVSKI, (Grandes biografías, Espasa Calpe) 1969, a ver que saco en claro. Es un pintor fascinante, que me gusta desde hace años. Pero... ¿ya lo tienes? ¡UUUAuuuuuuuu!

clariana ha dit...

¡Hola Anita!
Me alegro que te guste este pintor, a mi me encanta el colorido de sus cuadros, las formas y ese misterio que se desprende de algunos de ellos. Besos.

clariana ha dit...

¡Hola Mangeles!
No te preocupes, siempre habrá tiempo, el post no se va de aquí, bueno éso pienso. Espero que estés bien, besos.

Balovega ha dit...

Hola... preciosos lienzos y bella entrada...

Gauguin era agente de bolsa en París.. era un burgués.. pero cuando la bolsa quebró... decidió convertir su afición por la pintura en oficio.. nunca pensaría que los pinceles le convertirían en un gran genio.

Un abrazo niña.. felices sueños

Armando ha dit...

Hola Clariana:

Sabes, a veces me da la impresión de que no logro "empaparme", que no logro asimilar lo suficiente de cada uno de los artistas que presentas y de sus obras.


¡Un saludo afectuoso!

morisot (Pilar Álamo) ha dit...

Fue un pintor anticonformista, original, inspirado, valiente, inquieto... es uno de los pintores más fascinantes de finales del siglo XIX.
Buscaba la pureza y la belleza... estaba dispuesto a dejarlo todo y embarcarse en un viaje al otro extremo del mundo.
Debía ser muy ariesgado vivir así.
Un abrazo dede Aranjuez, querida amiga

clariana ha dit...

Sí Balovega, tienes razón era un burgués pero cuando tenía el trabajo de la Bolsa, porque cuando pintaba lo pasó realmente mal, por la cuestión económica, por la família, ya que está muy relacionado. Ahora estoy leyendo una biografía de él. Besos.

clariana ha dit...

¡Hola Armando!
Quizás es porque me quedo corta con el post, porque un artista es muy amplio, tanto en obras como en lo que se pueda explicar o decir de ellas. Claro, tendrás que consultar más si quieres saber bien del artista en cuestión. Saludos.

clariana ha dit...

¡Hola Pilar!
Yo creo que pocas personas sabemos hacer lo que hizo Gauguin, que no en vano ha sido y es muy criticado por su forma de actuar.
Estoy leyendo una biografía de él y te das cuenta que éso que tanto critican tiene una explicación, que no es verdad todo lo que dicen y también que no somos perfectos. Bueno, me estoy metiendo en un tema espinoso... Gracias por tus palabras, siempre tan acertadas. Un abrazo amiga Pilar.

YOel Almaguer ha dit...

Pilar!
Gauguin ha sido uno de los más grandes artistas de todas los tiempos.. Como buen postimpresionista llevó una vida tormentosa y polémica.

No solo fue grande su gesto de abandonar "la civilización" para vivir lo esencial de la vida sino que sus obras son increíblemente bellas. Una de las piezas que guardo especial recuerdo de haber visto es una talla suya en madera encima de una puerta de grandes dimensiones, una maravilla de genio y oficio.

Su ingenuo modo de pintar, sus colores brillantes y ácidos fueron todo una declaración de intenciones a lo institucionalizado en su época.

Gracias por recordarnos estas grandes obras de Gauguin, uno de mis artistas preferidos.

Paraula ha dit...

De todos encontré con suaves colores a las muchachas con flores en mango. Precioso.

Lucie G ha dit...

Hola Clariana,
me gustan estos cuadros de Gauguin, me llama la atención "Gemseman".
Tampoco me termino de creer que fuera Gauguin quien le cortó la oreja a Van Gogh... de todas formas seguramente nunca se sabrá.
Saludos!

mangeles ha dit...

Qué pintor más genial,más natural, y a la vez, ...más sensual...es..inconfundible...su amor por la vida, por la naturaleza, por lo "vivo" no deja dudas....UN BESO MI BUENA AMIGA Y PROFESORA.