S'ha produït un error en aquest gadget

divendres, 22 d’abril de 2011

VITTORE GRUBICY DE DRAGON. MILÁN (Italia.) 1851 - MILÁN 1920 / PUNTILLISMO.

WINTER IN THE MOUNTAINS.
MORNING.

CANALE AL TRAMONTO. SENTIERO NEL BOSCO. 1884-1902



THE CEMETERY AT GANNA. Museo del Paesaggio. Verbania.





ANVERSA 1885



A SHEPHERD OF ANTIQUITY.

BIOGRAFÍA.

Víctor De Grubicy Dragón


 Partidario e intérprete de las divisiones en Italia, Grubicy es uno de los maestros "de la primera generación del puntillismo (Juan Segantini, José Pellizza da Volpedo, Gaetano Previati, Angelo Morbelli, Emilio Longoni, Plinio Nomellini).  Estudios recientes, -especialmente después de la publicación del catálogo anotado, cuyos argumentos son apoyados por una reconstrucción filológica minuciosa,-  ponen aún más de manifiesto la contribución específica de la  pintura de Grubicy,  también en relación con las cuestiones de los símbolos internacionales.  En este sentido la obra del artista a menudo ha sido considerada como parte de las grandes exposiciones, como la reciente "Italie 1880-1910. La prueba del arte moderno", comisariada por Gianna Piantoni en la Galería Nacional de Arte Moderno Roma (2000-2001).

Pertenece a una familia aristocrática Magyar-Lombard abierta a los estímulos culturales de su tiempo, Víctor Grubicy, nacido en Milán en 1851, tuvo una educación en artes liberales.  Desde 1870 se dedicó al comercio de obras de arte realizando viajes regulares a Londres, París y Amberes, visitando exposiciones de bellas artes, públicas y privadas. Paralelamente colaboraba con la Galleria Pedro Nessi & C. Junto a la colaboración con la Galería Enlaces y C. Pedro de  Milán,  en 1876 se convirtió en el dueño con su hermano Alberto,  encargado de la construcción  e intermediario financiero.


Inicialmente, los hermanos Grubicy estaban destinados a la promoción de los miembros de Scapigliatura como Tranquillo Cremona y Ranzoni Daniele, Gignous Eugenio, por no hablar de los maestros del mercado consolidados, como Moisés, y Bianchi Giacomo Favretto.  Más tarde, promovió la difusión de artistas jóvenes y menos conocidos, en primer lugar Segantini, Juan y Emilio Longoni, Angelo Morbelli también Tominetti y Aquiles, manteniendo algunos de sus contratos reales también participando en las elecciones formales y en las  temáticas.

 Víctor, mientras tanto, siguió  con los viajes y estancias en el extranjero frecuentemente, entre 1882 y 1885 en Holanda, donde estuvo en contacto con miembros de la llamada Escuela de La Haya, como Isaac Israel, Hendrik Willem Mesdag y, especialmente, Anton Mauve, quien en 1884 se inició  en la pintura.

De vuelta a Italia, siguió pintando de forma independiente, en primer lugar, con un enfoque amateur, siendo abandonado poco a poco  por uno de profesional más seguro, se mueve en un paisaje lírico de naturalista , de ancestros distantes.  En 1889, después de contrastar Grubicy con la situación económica de la familia, dejó de trabajar con su hermano, que seguía siendo el único propietario de la galería; intensificando ya desde entonces,  sus vinculantes  publicaciones, escribiendo artículos y reseñas sobre "La Reforma "," Crónica de Arte "," la idea liberal. "  En el mismo año presentó por primera vez sus pinturas en una exposición pública, participando en exposiciones de la Sociedad de la Permanente, el arte de la familia hasta 1899 y la Trienal de Brera, y a partir de entonces nunca dejó de participar en la Bienal de Venecia.


 Entre 1891 y 1898 pasó los meses de invierno en Miazzina,  una isla, trabajando en  la creación de un ciclo de obras de último aliento panteísta, titulado "Invierno en las montañas, que culminó en el retablo de ocho pinturas ahora en la Galería   "Arte Moderno de Milán."

 Después de 1898, aquejado de una neurosis grave, no crea nuevas pinturas, con la excepción de algunos post mortem retratos,  alentado por sus amigos como Arturo Toscanini, dedicándose en cambio a reinterpretaciones en las divisiones principales de las obras llevadas a cabo anteriormente, en un proceso de revisión emocional de los lugares y los momentos ya vividos.

 En los últimos años de vida fue una presencia efectiva en la escena cultural de Milán,  fomentando y estimulando a jóvenes artistas, a partir de Bienvenido,  quien  se convertiría en el heredero y continuador de la obra.

FUENTES:  Del texto: ARCHIMAGAZINE.
                    De los cuadros: Diversas de Google. Art Gallery,  Museo del Paesaggio, Arcadja,  Arte liberty in Italia.



ALLA SORGENTE.


A SERA RITORNO ALL'OVILE. 1896



LA VELA 1889





 













divendres, 15 d’abril de 2011

FRIEDRICH GAUERMANN - Pintor naturalista - Miesenbach (Austria) 1807-1862

JABALÍ Y LOBO.


CIERVOS EN BARBECHO.


La carta de Friedrich Gauermann de 1852 a su amigo Friedrich Wilhilm Fink contiene un animado relato de un viaje que es probablemente la base de la pintura actual:
"He hecho un viaje a través de Estiria, a través de Leoben, Kalwang, Rottenmann, a través del hermoso valle de la Enns a Aussee, a través de Ischl, a Weißenbach y Unterach am Attersee, lo que me complace enormemente, ¡era verdaderamente celestial!
 Este gran y hermoso lago azul, por un lado las caras de las montañas - Höllengebirg, Ziemitz y Schafberg y Lorenzer - y por el otro, el fértil campo abierto, con pequeños pueblos y casas rurales encantadoras.  Debo admitir que yo estaba encantado por completo, y vivir aquí es muy agradable.
  Una noche hubo una tormenta eléctrica, en la que todo se reflejaba en el lago, ¡que fue notable!  Las noches eran brillantes ¡celestial!  Volvimos a través de Kammer, Schörfling, una ruta bonita a Gmunden, Linz y por el Danubio.  He comenzado una pintura basada en mis impresiones iniciales. "

 Friedrich Gauermann, en pintura pasó por una transformación notable: la creatividad intrínseca impulsada detrás de sus obras ya no estaba en la imaginación fantástica, sino que emanaba de la propia naturaleza.  Las manifestaciones de los efectos dieron paso a las representaciones de las condiciones reales y las emocionales y ricas escenas,  fueron sustituidas poco a poco por los temas más simples, tales como el retorno a una aldea en la noche, los paisajes idílicos, conjunto contra el Sennhütte, o ver la de un pico escarpado en un valle distante.
 En sus obras posteriores, la actividad dio paso a una dependencia de la amplitud y la belleza de la naturaleza por sí sola,  para crear un efecto en el espectador. Gauermann demostró ser un maestro de Luftmalerei (pinturas que adornan las paredes exteriores de edificios), y a estos prestó su "escenas de género", como él las llamaba, un género  de
 atmósfera familiar que se convirtió en imagen idealizada.   Fue constantemente de su tierra natal de Austria con sus magníficos paisajes nubosos.  Sin embargo, Gauermann no era realista.  Desde luego pintó sus estudios de la naturaleza, pero nunca las pinturas de gran tamaño que él creó a partir de su imaginación, la condensación y la adición de su propia experiencia a la escena.  El método Gauermann de crear una pintura que fue de los pintores del siglo XVIII:  el dibujo a lápiz superficial seguido del lavado y dibujo a pluma, después de esto el pequeño estudio del óleo,  que precede directamente a la pintura de gran formato - en que la cuadrícula se indica, lo demuestra.  Sin embargo, estas etapas individuales no pueden compararse con las etapas de desarrollo en un proceso de realización, ya que no dependen de otro, sino que se enriquecen continuamente con nuevos impulsos creativos.  Cada una de estas etapas se basa en su propia fuente de inspiración, lo que hace a las entidades independientes y de forma autónoma artística en todos los aspectos.  Así, la pluma y aguada de la colección perteneciente al príncipe de Liechtenstein, Vaduz-Viena, las acciones de la composición básica de esta pintura de gran formato del óleo, aunque con algunas discrepancias.  Las ovejas y las vacas en el primer plano se colocan de forma diferente, no tan compacta. Caballo y jinete se volvieron  hacia el observador en lugar de presentar una vista posterior.  Los animales y las figuras se pueden distinguir al lado de los barcos en la derecha de la imagen.  La diferencia más visible es, sin embargo, el barco de vela en el lago abierto, que está totalmente ausente de la pintura.


 Dr. Especialista: Dr. Christl Wolf Christl Lobo






RETORNO DE PASTAR  EN  LA MONTAÑA.


VOLVIENDO DE CAZAR EN EL ATTERSEE.


CORRIENDO A TRAVÉS DEL BOSQUE.







Friedrich Gauermann (10 de septiembre de 1807 - 7 de julio de 1862), pintor austriaco, hijo del pintor de paisajes Jacob Gauermann (1773-1843), nació en Miesenbach cerca de Gutenstein en el sur de Austria.

Su padre quería que se dedicara a la agricultura, pero el ejemplo de un hermano mayor, el cual murió joven, fomentó su inclinación hacia el arte. Bajo la dirección de su padre empezó los estudios de paisajes, también copió los trabajos de los mejores en pintura de animales los cuales fueron almacenados en la biblioteca de la academia y la corte de Viena. En verano hizo viajes de arte por los distritos de Styria, el Tirol y Salzburgo.
Dos pinturas de animales que exhibió en la exposición de Viena de 1824 fueron vistas como pinturas notables para sus años, y lo llevaron a sus comisiones de recepción en 1825 y 1826 del Príncipe Metternich y Caraman, el embajador francés. Su reputación aumentó notablemente gracias a su pintura "La Tormenta," exhibida en 1829, y desde ése momento sus trabajos fueron muy codiciados y alcanzaron unos precios altos. Su "Labrador" fue vista por muchos como la imagen más significativa en la exhibición de Viena de 1834, y sus muchas pinturas sobre animales le han situado como uno de los mejores en la materia.
La peculiaridad de sus pinturas es la representación de figuras animales y humanas en conexión, con paisajes apropiados y en situaciones características para manifestar la naturaleza como un todo viviente, y particularmente sobresale en la representación de la vida de los animales en escenarios de montaña. Junto con la gran maestría de los tecnicismos de su arte, sus trabajos ofrecían una mirada paciente y afilada, dirección libre y correcta de los detalles, y una coloración limpia. Murió en Viena el 7 de Julio de 1862.
Muchas de sus pinturas han sido grabadas, y después de su muerte una selección de 53 de sus obras fueron preparadas para este propósito por el austriaco Kunstverein (De la Unión de Arte).
En septiembre de 2007 el correo austríaco emitió un sello postal conmemorando el 200 aniversario de su nacimiento








Austria honra el 200 aniversario del nacimiento del mundialmente conocido pintor naturalista Gauermann Friedrich con una emisión de sellos que representa un estudio pictórico de la vida silvestre de montaña.


Nacido en Miesenbach, Austria, en 1807, Gauermann era principalmente un artista autodidacta que recorrió los Alpes austríacos para aprender las técnicas de pintura de los paisajistas holandeses del siglo XVII  Fundó el estilo del naturalismo del paisaje de Viena, pero es más reconocido por su trabajo con estudios detallados de los animales dentro del paisaje.

 Fecha de Publicación: 20 de septiembre 2007




PAISAJE EN LAS MONTAÑAS.



PAISAJE CON UN PASTOR.

dimecres, 6 d’abril de 2011

ALBERT GUSTAF ARÍSTIDES EDELFELT. Pintor finlandés. 1854-1905 - Realismo.

LARIN PARASKE.

Encabezamiento del blog: NÄKÖALA KAUKOLAN HARJULTA.

De una familia acomodada de ascendencia sueca, el pintor finlandés Albert Gustaf Aristides Edelfelt (1854-1905), había comenzado con quince años sus estudios de pintura en la Escuela de la Sociedad de Arte Finlandés, y sin cumplir los veinte era discípulo de Adolf von Becker en el aula de dibujo en la Universidad de Helsinki. La carrera de Edelfelt avanzaba a buen paso cuando con esa edad asistía en Paris al taller de Jean-Léon Gérôme, compartiendo estudio con el pintor norteamericano Julian Alden Weir, que le presentaría en los círculos artísticos de sus compatriotas. En los talleres de la capital francesa se admiraba a Velázquez y a la escuela española, maestros como Bonnat, Carolus-Duran y el propio Gérôme imbuían en sus alumnos una virtualidad visual en que la idea de la pintura como técnica de representación, trabajaba para agotar los límites sensibles entre la realidad y la ficción.



DÍA DE DESCANSO.
Una de las revoluciones del siglo diecinueve había sido la aparición y desarrollo de la fotografía, y los maestros españoles como el mismo Velázquez eran contemplados cual precursores de esta forma de ver. El viaje a España para examinar en el Prado sus obras, llegó a convertirse en las últimas décadas de aquella centuria en una moda general entre artistas y aficionados. La falta de financiación impidió a Edelfelt cumplir los planes de viajar a Madrid junto con su compañero John Singer Sargent en 1879, pero no se demoraría mucho en aparecer el momento propicio, pues en la primavera de 1881, y gracias a una beca que le concede la Sociedad de Arte Finlandés, llega a Madrid con sus camaradas Edward Darling Boït, y Albert Noël.



PORTRAIT DE JEUNE FEMME.



Como tantos otros, Edelfelt se había forjado una imagen de España hecha a la medida de lecturas y estereotipos comunes entonces a la imaginación europea, en lo que pudiéramos llamar una imagen romántica. Los caminos españoles, bastante trillados a aquellas alturas del siglo por ingleses, americanos, franceses, alemanes, y algún que otro italiano, habían dado lugar a libros en todas estas lenguas, que describían imágenes y recuerdos como abstracciones de una experiencia de contrastes, entre lo real y lo imaginado. Eran relatos basados en la equivalencia de las imágenes y las palabras, muchos de ellos escritos por artistas, y como experiencia, algo visualmente demostrable. Uno de aquellos pintores, el sueco Egron Lundgren, publicaba con dos décadas de distancia sus memorias de España, en 1870, bajo los rasgos de una visión romántica, al igual que sus propios dibujos bien conocidos por Edelfelt, de las señoritas y gitanos, bailarinas, las arquitecturas y paisajes pintorescos, o los viejos cuadros españoles. Otros artistas nórdicos como el escritor Hans Christian Andersen, a quien precedieron los arquitectos también daneses Körnerup y Mehldahl, habían transitado por las calles españolas tal como las había dejado Lundgren, y habían publicado sus relatos. Pero es la influencia y el recuerdo de este artista la que alcanza la imaginación de los suecos Anders Zorn y Ernst Josephson, quienes siguiendo los pasos de sus compatriotas Hugo Birger y Sören Dietrichsen, formaron colonia en Sevilla durante 1880 y 1881. Estos, en Granada tomarían en matrimonio a las hijas de José Gadea, el propietario de la Fonda de los Siete Suelos, la misma en la que diez años antes se hospedó Fortuny y todos sus acompañantes, en las murallas de la Alhambra.


  PORTRAIT OF M. V. DYAKOVSKAYA-GEIROT.


Los finlandeses serían los últimos nórdicos en llegar a España, un país incorporado con retraso a los itinerarios del Gran Tour. Procedentes de otro a su vez protegido por la corona Rusa de las disolventes ideas del liberalismo campante en Europa, en algo se parecían a los españoles. No fue el ascendente sueco la única instancia del españolismo de Edelfelt, pues en el ambiente parisino del que directamente procedía, donde lo español era síntoma de vanguardia, se unía al ascendente de su propio maestro Becker, que con base en París, había pasado casi tres meses del año 1863 en Madrid copiando a los artistas del Prado, Murillo, Ribera, Cano, Velazquez. Aunque España era considerada en su cultura, realidad y cuadros, bien que presente, anticuada, en su pintura se advertían rasgos de una actitud moderna, otorgando valores de contemporaneidad a las obras de sus viejos maestros. En este ambiente, muchos de los alumnos de Couture, de Gérôme, de Carolus-Duran, hicieron del viaje a España y del estudio de los cuadros en el Prado, un capítulo esencial de su formación. Entre ellos el joven Edelfelt sería el primer finlandés en realizar este viaje en extenso.
 
 
 
 
EL BARCO.

Edelfelt no era un romántico al uso de antaño, no le vemos tocado por fiebre alguna orientalista; aun viendo lo que en España se presentaba ante sus ojos, su imaginación no volaba por encima de los rasgos vividos y las escenas vistas que, como percibieron repetidamente los artistas, daban los cuadros hechos. Es más bien un pintor que deseando beber “a largos sorbos toda esa belleza”, tratará de ver la intimidad de las cosas tan manifiestamente a la vista, toda esa suerte de domesticidad pública donde el arte y la vida se confunden en un solo plano de representación. Visitando en Madrid la Exposición Nacional reparaba en la inferioridad del arte para hacer justicia a la realidad española: “¡Qué inferior es esta España pintada que la que se ve, la auténtica! Al fin y al cabo el arte es una pobre caricatura de la naturaleza, y después de todo, bastante aburrido de ver”. Quien así pensaba, ya había visitado Granada, Sevilla y Toledo, trabajando poco, pero disfrutando la experiencia visual que se ofrecía. En Toledo, Edelfelt, por fin recobra el pálpito de pintor. Era una ciudad donde el espectáculo visual se seguía dando, mas ya en un espacio trascendido al tiempo, que flotaba en el vacío de su compás detenido, con la que el artista dejaba clara su afinidad: “En Toledo he pasado diez de los más extraordinarios días de mi vida”.


MUCHACHA  TRICOTANDO CALCETINES.


HAIKKO JETTY IN THE MOONLIGTH.


PUENTE EN LAS MADERAS.
Las cartas que el viajero dirige a su madre, Alexandra Edelfelt, y a su amigo el intelectual finlandés Berndt Otto Schauman, son el objeto y cuerpo documental estudiado en el libroCartas del Viaje por España”. En ellas quedan reflejadas las coordenadas de su experiencia española, los intereses del artista en cuanto que tal, y los hechos de su vicisitud sensible y humana. En Toledo traba conocimiento con el pintor Matías Moreno, catedrático de dibujo del Instituto Provincial, y maestro formado en el taller familiar de Federico de Madrazo. Un artista incardinado, pese a su exilio toledano, en una atmósfera cosmopolita que cruza sus recorridos con la vida artística de los españoles en París, en la que participó frecuentemente, con las correspondientes interacciones de ambos mundos. A Moreno fueron conducidos con asiduidad los artistas como “el único pintor de la ciudad”, y en su taller toledano, al que llegaran Astruc, Carolus-Duran o quizás Sargent, algunos como Edelfelt advertirían un sentimiento compartido por la luz y las imágenes de que la antigua ciudad era provisora.
 
 

KOIVUJENALLA UNDER BJÖRKARNA (UNDER THE BIRCHES.)


LA HERMANA DEL PINTOR.

SÄRKKÄ.
En Toledo, con Matías Moreno y con el escritor, compilador de leyendas locales, Eugenio de Olavarría, verifica Edelfelt su inmersión en la vida española. Asiste a las veladas de sus patios, donde se canta y se baila, hace como uno más la romería de la Virgen del Valle, y convive con los miembros de una compañía de ópera que le auxilian en el acicalamiento de la joven modelo toledana, cuyo retrato se ha comprometido a realizar. Lo mismo estudia el efecto dramático de las tracerías góticas, aún incompletas y dilapidadas, de San Juan de los Reyes, escenario tan querido a su anfitrión Moreno, que la fisonomía de los grupos de mendigos que en calles y patios se ofrecen, si no acosan al visitante, y a los que alquila como modelos, usando a alguno de ellos para mantener alejados a los demás. Recoge materia prima para futuros cuadros, se siente, por fin, pintor en España.


"IN THE NURSERY"
Es extraño que después de todo, quede de El Greco en la memoria de Edelfelt poco más que una visión superficial, aunque comentada en extenso, como un pintor de genio malogrado por los desequilibrios, pero admirable al cabo. O quizás no sea tan extraño, pues en tal mérito de admiración hay algo de auto de fe, en una forma ambigua de la que participaba lo mismo Federico de Madrazo que muchos de sus contemporáneos y quizás hasta Moreno, a quien el primero señalaba, y remachaba Olavarria, como devoto fervoroso de ese pintor griego que no dejaban sin embargo de considerar un loco desdichado. Más bien parece que sus anfitriones toledanos no hubieran mostrado a Edelfelt un solo Greco en Toledo, al contrario de lo que pocos años antes hicieran con Zacharie Astruc, el pionero en una nueva devoción que El Greco no tardaría en encender en el París de los artistas.


TARDE DE VERANO.


NIÑOS JUGANDO EN LA PLAYA.

Con estas mimbres configura su trasfondo el excelente libro “Cartas del Viaje por España” (Ediciones Polifemo, 2006) de María del Carmen Díaz de Alda Heikkilä. La correspondencia española de Edelfelt es precedida por un comprensivo y detallado estudio sobre el contexto cultural e histórico del conocimiento de España y el arte español desde la perspectiva de los artistas y viajeros europeos, y especialmente escandinavos del siglo diecinueve, realizado por María del Carmen Díaz de Alda Heikkilä, quien además traduce y documenta las cartas del pintor. El imaginario español de Edelfelt queda estupendamente reflejado en un pequeño anexo gráfico donde nos encontraremos fotografías de Edelfelt y Moreno, imágenes y esbozos andaluces y toledanos de patios, callejones, gentes y retratos, Recuerdos de España.

Texto de José Pedro Muñoz Herrera en
http://informes.patrimoniohistoricoclm.es/notas.html
Fuentes: La anterior y http://eldibujante.blogspot.com/