S'ha produït un error en aquest gadget

dijous, 29 d’abril de 2010

POESÍA "LES TOROS", de JACQUES BREL (1929-1978.)- En francés y en castellano.

LES TOROS.
Jacques Brel (1929-1978)

Les toros s'ennuient le dimanche
Quand il s'agit de courir pour nous.
Un peu de sable du soleil et des planches
Un peu de sang pour faire un peu de boue
C'est l'heure où les épiciers se prennent pour Don Juan
C'est l'heure où les Anglaises se prennent pour Montherlant.

Ah! Qui nous dira à quoi ça pense
Un toro qui tourne et danse
Et s'aperçoit soudain qu'il est tout nu?
Ah! Qui nous dira à quoi ça rêve
Un toro dont l'œil se lève
Et qui découvre les cornes des cocus?



Les toros s'ennuient le dimanche
Quand il s'agit de souffrir pour nous.
Voici les picadors et la foule se venge
Voici les toreros et la foule est à genoux.
C'est l'heure où les épiciers se prennent pour Garcia Lorca.
C'est l'heure où les Anglaises se prennent pour la Carmencita.


Les toros s'ennuient le dimanche
Quand il s'agit de mourir pour nous
Mais l'épée va plonger et la foule se penche
Mais l'épée a plongé et la foule est debout.
C'est l'instant de triomphe où les épiciers se prennent pour Néron.
C'est l'instant de triomphe où les Anglaises se prennent pour Wellington.

Ah! Est-ce qu'en tombant à terre
Les toros rêvent d'un enfer
Où brûleraient hommes et toreros défunts?
Ah! Ou bien à l'heure du trépas
Ne nous pardonneraient-ils pas
En pensant à Carthage Waterloo et Verdun?
Verdun


LOS TOROS.

Los toros se inquietan el domingo
Cuando se trata de correr para nosotros.
Un poco de arena, de sol y de tablas,
Un poco de sangre para hacer un poco de barro.
Es la hora en que los tenderos
Se toman por Don Juan.
Es la hora en que los ingleses
Se toman por Montherlant.


¡Ah! Quién nos dirá en qué piensa
Un toro que gira y danza
Y que descubre de pronto que está totalmente desnudo.
¡Ah! Quién nos dirá con qué sueña
un toro cuyo ojo se alza
y que descubre los cuernos de los cornudos.


Los toros se inquietan el domingo
cuando se trata de sufrir para nosotros:
He aquí el picador y la multitud se venga.
He aquí los toreros y la multitud se arrodilla.
Es la hora en que los tenderos
Se toman por García Lorca.
Es la hora en que los ingleses
Se toman por la Carmencita.


Los toros se inquietan el domingo
Cuando se trata de morir por nosotros
Pero la espada va a hundirse y la multitud se inclina
Pero la espada se ha hundido y la multitud está en pie.
Es el instante de triunfo en que
çLos tenderos se toman por Nerón.
Es el instante de triunfo en que
Los ingleses se toman por Wellington.


¡Ah! ¿Tal vez al caer a tierra
los toros sueñan con un infierno
En el que arderán hombres y toreros difuntos?
¿O bien a la hora de la muerte
No nos perdonarán
Pensando en Cartago, Waterloo y Verdun.
Verdun.

Libellés : Jacques Brel

divendres, 23 d’abril de 2010

NÚRIA QUEROL VIÑAS, (médico, bióloga y criminóloga.) Conferencia en el Parlament sobre el maltrato animal, relativa a la prposición de ley de reforma del art. 6 de la Ley de Protección de Animales, Real Decreto 2/2008 /Y TRADUCCIÓN AL CASTELLANO DEL VÍDEO.

http://www.parlament.cat/web/actualitat/canal-parlament/videos?p_cp1=600000&p_cp2=tot&p_cp3=77&p_cp22=cerca    (clicar en esta dirección para ver el vídeo.)

Comissió de Medi Ambient i Habitatge. 03/03/2010 - sessió ordinària


Compareixença de Núria Querol, doctora especialista en violència contra els animals, amb relació a la Proposició de llei de modificació de l'article 6 del text refós de la Llei de protecció dels animals, aprovat pel Decret legislatiu 2/2008.



Data:03/03/2010

NOTA: Próximamente expondré en el mismo post, la traducción íntegra de la Conferencia, para mis amigos/as. del blog que no lo puedan entender en Catalán. Pido disculpas, pues lleva tiempo y aún no lo he podido acabar.


TRADUCCIÓN AL CASTELLANO, DE LA CONFERENCIA DE Dª NÚRIA QUEROL VIÑAS.
Muchísimas gracias señora presidenta, señoras, señores diputados, organizaciones y público asistente.
Los animales no están hechos para los humanos, de la misma manera que las mujeres no están hechas para los hombres, ni los negros para los blancos.
Esta contundente y conmovedora frase de la autora del "Color Purpre", Alice Bocker, condensa algunas de las que se consideran las tres grandes revoluciones éticas de la humanidad.
La 1ª sería la igualdad entre los seres humanos sin distinción del color de la piel.
La 2ª, la no discriminación por el sexo.
Y la 3ª que dicen los expertos en Ética y Filosofía, que será la revolución del tercer milenio:
"La no discriminación en función de la especie."
En los ultimos tiempos, hemos podido constatar como la creciente sensibilidad de la sociedad, condena el maltrato a los animales domésticos. Seguramente, que recordarán la repulsa unánime a uno de los primeros casos públicos de maltrato de animales: la matanza de quince perros de la Protectora de Reus (Tarragona), en el año 2001
La repulsa del maltrato de los animales, por parte de los ciudadanos, ha cristalizado en forma de destacables leyes en diversas partes del mundo, fuera de nuestras fronteras. Las reformas legislativas encaminadas a proteger a los animales han sido bastante remarcables en el 2002, como comentaba la doctora Cano. La Cámara Baja del Parlamento Alemán, hizo historia al votar en favor de la inclusión de los animales en su Constitución.
En esta línea siguieron las Constituciones de Austria y Suiza, en el 2004 y como también comentaba, en Catalunya, reconocemos que los animales son algo más que cosas.
En Reino Unido, Francia y recientemente en Holanda, existe legislación que prohibe las relaciones sexuales con animales.
En California, se acaba de proponer una ley, que supondría la creación de un registro policial de condenados por maltratar animales, dada su tendencia a la reincidencia.
De esta importante proposición de ley y de otras importantes iniciativas, como por ejemplo, el desarrollo de unidades forenses especializadas en el maltrato de animales, hablaremos el mes de abril en la facultad de Derecho de la Universidad de Harward.
En los estados de Arizona o Virgínia, los veterinarios han de notificar la sospecha razonable de maltrato de un animal por ley. En las ultimas dos semanas se ha elaborado en el Parlamento, en Reino Unido, un informe sobre cómo la violencia doméstica y el maltrato a menores , supone un riesgo para los animales dentro del hogar, cómo el maltrato de los animales por parte de los adultos, supone un riesgo a los otros miembros de la família y cómo la crueldad hacia los animales afecta a los niños y a los adolescentes.
Un gran paso para ayudar a las mujeres maltratadas que no se atreven a huir de su casa, por miedo de dejar solos a sus animales de compañía.
Les recuerdo que dentro de la dinámica del ciclo violento, la mujer queda aislada y sus únicas fuentes de afecto y de amor, acaban siendo sus hijos y sus animales de compañía.
Pues, se ha conseguido un importante paso hacia delante, que ha sido la inclusión de los animales en las Órdenes de Alejamiento en caso de violencia doméstica en quince de los estados de EE.UU. Son algunos de los avances legislativos, que son la traducción por descontado, de la motivación social, son los ciudadanos los que piden estas reformas y están encaminadas pues, a proteger a estos compañeros no humanos y lo que hacen es demostrar que existe, como comentaba, esta creciente sensibilidad hacia el sufrimiento de los que no son humanos.
Por otra parte, si nos trasladamos a una dimensión un poco más oscura, la miseria del espíritu humano, o de algunos humanos, podríamos decir ha causado una cantidad inmensa de dolor a lo largo de la historia, desgraciadamente aún en la actualidad, tenemos numerosos ejemplos.
Hay víctimas humanas y animales a los que se les ha despersonalizado, a los que se cosifica a causa de cosas totalmente injustificables: miedos, supersticiones, rituales, creencias irracionales y diversiones perversas.
Recordemos,
los infames circos humanos, las peleas de osos o toros y perros en Inglaterra, como comentaba el señor Casamitjana.
Las persecuciones de las mujeres acusadas de brujería y cómo se las quemaba junto con sus gatos, especialmente si eran negros. Las ejecuciones públicas por diversión.
El sacrificio de centenares de miles de animales en Nepal, en el festival de Gari Mail, que ha sido muy controvertido, sobretodo en este ultimo mes de diciembre.
Los niños-demonio de Togo, donde deficientes, discapacitados, enfermos mentales o epilépticos, es decir, los débiles, son golpeados, alejados de la comunidad y abandonados a su suerte.
El ritual zulu de Westbuama, de malentendida masculinidad, en que se tortura un toro hasta la muerte, con las manos desnudas.
Curiosamente, salía hace poco en un diario sudafricano, las posibles consecuencias que podría tener la aprobación o no, de la ILP (Iniciativa legislativa popular), sobre la continuidad de este ritual zulú. Es decir, que esté quizás en sus manos, alguna cosa más que la continuidad o no de las corridas de toros en Catalunya y así centenares de miles de ejemplos, de la vileza humana.
¿Por qué sucede ésto?
Hay muchísimos motivos, es muy difícil simplificar, sólo faltaría que en quince minutos lo pudiésemos hacer, las raíces, las justificaciones de la violencia, pero sí que sabemos que la violencia se puede perpetuar mediante el desarrollo de diversas estrategias, que no dejan de ser estrategias protectoras para nosotros mismos, atribución de la culpa o simbolismos de la víctima. Por ejemplo: la encarnación del mal, la posesión de un espíritu maléfico, el intercambio de una vida, a cambio de bienes, de deseos, o bien con la justificación del marco cultural o de la tradición.
Dijo Eli Bisen, premio nobel de la Paz, y superviviente del holocausto, "Que la neutralidad favorece al opresor, nunca a la víctima.
Por descontado, el hecho de ampararnos en excusas, puede conseguir apaciguar el sentimiento de culpa  que podemos tener, pero cualquier sociedad sana, tendría que llegar a un punto de inflexión en que nos planteemos seriamente, el ejercicio del pensamiento crítico y nos cuestionemos si es ético o no, aquello que estamos haciendo.
Les ruego que disculpen la obviedad, pero no podemos olvidar que los toros no pueden escoger, formar parte de un espectáculo lúdico y que no es necesario.
La posibilidad de poder escoger y que respeten la dignidad, el bienestar y la integridad de uno mismo, es algo que hemos aprendido los humanos, de manera muy vergonzosa, ya sea con la abolición de la esclavitud o la aprovación del Código de Nuremberg.
En cuanto a los animales, sería deseable presuponer nuestra buena fe hacia ellos, dado que no pueden escoger, están totalmente en nuestras manos y procurarles el mínimo bienestar. Cualquier otra actitud, podría considerarse que tiene algo de perverso. Por otra parte, nuestra cuestionable diversión, les supone como se ha hablado, una tortura inimaginable e inadmisible.
La definición de tortura es la siguiente:
Grave dolor físico y psicológico, inflingido a alguien con métodos y utensilios diversos, con la finalidad de obtener una confesión -que lógicamente no es el caso- o como castigo, que en este caso, sí que se corresponde.
Es interesante destacar que hay prestigiosos etólogos como el doctor Mac Becor, experto en emociones en animales o la doctora Marian Dockins, de la Universidad de Oxford, que es experta en bienestar animal, que explican que la experiencia del dolor en los animales, puede ser mucho más traumática, fuera de su situación natural, precisamente porque no comprenden lo que les está sucediendo, es decir, les pondré un ejemplo fácil. A un adulto que está padeciendo dolor, se le puede explicar lo que le está sucediendo, si es una enfermedad... y el hecho de comprender lo que le está pasando, puede mitigar su experiencia del dolor.
Pero en el caso de los recién nacidos, no nos sirven horas y horas de retórica.
Si nos centramos particularmente ya, en los actos violentos que se ejercen sobre el toro en la plaza, podemos hacer diversas consideraciones:
Ya lo sabemos ¿no? Son una excepción de protección en la Directiva Europea de "Los animales en su sacrificio"
Constituyen también una incomprensible excepción de matanzas públicas de animales.
Los espectáculos que involucran la muerte de otros animales, como gatos o perros, afortunadamente, están prohibidos por ley, a pesar de que podrían estar justificados por argumentos similares a los que podemos escuchar estos días.
No sé si Vdes. recordarán el escándalo en el 2007, del jugador americano Mikel Bric, que estuvo detenido y condenado por estar involucrado en peleas de perros. Pues, tuve la oportunidad justamente aquellos días, de asistir al Capitol y de asistir a la visión de algunas de las películas que mostraban las peleas de perros. Y a algunas de las entrevistas de las personas que estaban involucradas en esta actividad. No es preciso que les diga que fue muy duro, pero fue muy interesante.
Estas personas explicaban y con firmeza, que querían a su perro y que este perro, para ellos representaba la nobleza, la valentía, la lucha... y que existían unas normas y unos códigos entre ellos muy estrictos y que se habían de respetar. Ésto nos sorprendió mucho a todos los que estábamos presentes. Y realmente, no tengo ninguna duda que estas personas, de verdad, creiesen en lo que estaban diciendo, pero la evidencia es que decenas de perros estaban siendo trinchados en una terrorífica carnicería.
Creo que es también muy importante que reflexionemos todos juntos, sobre el hecho, que si los actos que se cometen sobre el toro en la plaza, se ejercieran sobre un gato o un perro, lo sabemos, serían considerados delitos, según el Código Penal.
A nivel social, el maltrato de los animales no es algo que se pueda vanalizar, ni se trata de un hecho inocente, sino que desde el punto de vista de la Criminología, pues se considera una señal de alarma.
La consideración por el maltrato de los animales no es una cosa nueva, ni una cosa de la Sociedad del Bienestar.
Y tampoco lo son la preocupación por las posibles implicaciones a nivel individual y a nivel social, sino que han sido motivo de reflexión por parte de muchos autores. Hasta Santo Tomás de Aquino, -no muy amante de los animales-. decía que recomendaba la condena social al maltrato de los animales, ya que según decía él, siendo cruel con los animales, uno se acaba volviendo violento hacia los humanos.
El filósofo Jean Loocke, decía que acostumbrarse a atormentar y matar bestias, endurecerá gradualmente las mentes de los hombres y aquellos que se complazcan en el sufrimientoy destrucción de criaturas inferiores, no serán aptos para ser compasivos o benevolentes. Ésto seguramente que les suena, tal vez, por películas o series de televisión.
El maltrato a los animales también se utiliza como item diagnóstico de diversos trastornos mentales.
Uno de los más importantes es el trastorno de conducta de menores. En menores no podemos hablar del trastorno antisocial de personalidad, pues su personalidad aún se está afirmando, pero sí que podemos hablar de trastornos de conducta.
Hay varios estudios que han observado que la crueldad hacia los animales en estos menores, es uno de los items más prioritarios, y la precocidad va asociada al mal pronóstico.
Cuanto antes dejemos de obviar el maltrato de los animales, de estos niños que están manifestando un maltrato violento, en el caso de los menores, en la infancia y en la adolescencia, tal vez dejaremos de perder oportunidades de intervenir de manera más rápida y conseguir un mejor pronóstico de aquellos niños que están ya manifestando un comportamiento violento.
Esta mañana, se ha hablado en el informe que encargó el Defensor del Menor, en la Comunidad de Madrid el año 99, y me imagino que por cuestiones de tiempo, no ha sido posible mencionar algunas de las conclusiones que a mí me parecieron bastante interesantes.
Este estudio, en una de las muestras de niños, de 344 niños, el 72% de éstos, decían que no les gustaban los toros, y el argumento que ellos daban, era la muerte y el sufrimiento del animal.
Más cosas interesantes de este estudio, en que se desaconsejaba en los niños que presentaban una predisposición hacia la protección de los animales o que eran especialmente sensibles hacia la Naturaleza o hacia los animales, se desaconsejaba que se los llevase a bienes taurinos.
Es lógico, estaríamos siendo hasta un poco sádicos, si sabemos que los podría hacer sufrir. (Son recomendaciones que se recogen en este informe.)
(Acabo Sra. presidenta.)
También se desaconseja la visión o ser testigo de maltratos a los animales, por parte de adultos o adolescentes en las fiestas populares.
Y finalmente, es interesante tener en cuenta que este estudio se realizó en la Comunidad de Madrid hace unos once años.
Seguramente, si este estudio lo hiciéramos ahora en Catalunya, con nuestros niños, encontraríamos aún más reacciones de empatía y de compasión hacia los animales.
Sabemos por muchos estudios, que los animales son las víctimas iniciales preferidas, en casos de violencia, por muchos motivos: su desprotección; la impunidad de los delitos (en Criminología se sabe que es fundamental la certeza de la pena); la desensibilización social y la normalización de actos violentos. Saben Vdes. que no son pocos los lugares donde los jóvenes se entretienen quemando gatos o disparándoles con escopetas de balines y siempre sale alguien que dice: "Sólo son animales" o bien "Son cosas de jóvenes."
También existe una persistencia, aún ahora, de una concepción bastante cartesiana de la Naturaleza , en que los animales todavía son vistos como objetos a nuestra disposición.
Esta visión empobrecida del mundo, contrasta con las hipótesis de diversos autores, que hablan de nuestra predisposición natural hacia los seres vivos.
Eric From, escribía: la biofília es la pasión por aquello que está vivo.
Y el premio Pulitzzer y entomólogo Edward Wilson, definía biofilia: como la afinidad emocional, innata e inconsciente de los seres humanos hacia el resto de los seres vivos.
Es pues. fundamental destacar el papel clave de la EDUCACIÓN en diversos niveles, el mantenimiento de esta tendencia natural de respeto hacia los otros seres vivos, el fomento de valores como la empatía, la compasión y el respeto por el Medio Ambiente.
Y ya para acabar, las más de 180.000 firmas, nos han abierto un histórico marco de debate, donde tenemos la oportunidad de ejercer la compasión, la generosidad, la bondad, la justícia y demostrar que somos dignos de llamarnos "seres humanos".

dilluns, 19 d’abril de 2010

MEDIO AMBIENTE. UNIVERSIDAD DE VALENCIA FIRMA DECLARACIÓN CONTRA LAS CORRIDAS DE TOROS PORQUE "EXPERIMENTAN EL DOLOR COMO LOS HUMANOS" VALENCIA, 19 Abril 2010 (EUROPA PRESS)-

La Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Valencia (UV) celebró el pasado 25 de marzo una reunión de la junta de centro, en la que se aprobó una declaración en contra de las corridas de toros que asegura que "los toros experimentan dolor, estrés y sufrimiento con características semejantes a los de los seres humanos", según informó hoy la institución académica en un comunicado.



La declaración surge porque "el debate sobre las corridas de toros y otros espectáculos taurinos --sobre si constituyen un patrimonio cultural a preservar o una crueldad intolerable-- está cada vez más presente en la sociedad española" y por la propuesta de la Generalitat de Cataluña de declarar estos festejos Bien de Interés Cultural (BIC).



A juicio de esta facultad de la UV, "existe una sensibilidad creciente hacia los problemas éticos que plantea nuestra relación con otros seres vivos y en especial con los animales no humanos". Esta "nueva visión" de las relaciones entre hombre y animal está alimentada por "un mayor conocimiento de la biología de las especies implicadas", señaló.



"Los estudios del comportamiento, de las capacidades cognitivas y del sistema nervioso de los animales han puesto de manifiesto una continuidad evolutiva entre el hombre y los restantes animales mucho mayor de lo que sugería la concepción tradicional dominante en nuestra cultura", indica la declaración, que agrega que esta concepción tradicional se basa "en la creencia de la discontinuidad radical, incluso la contraposición, entre el ser humano y el resto de los animales".



No obstante, el documento pone de manifiesto que "la biología animal ha demostrado que los animales poseen sistemas especializados en la percepción de estímulos nocivos y que dicha percepción va acompañada de un intenso y desagradable componente afectivo".



Por ejemplo, las investigaciones para el desarrollo de medicamentos analgésicos o de tratamientos paliativos del dolor en humanos utilizan la experimentación con animales, basándose, precisamente, en la idea de la estrecha afinidad entre humanos y animales experimentales. Por tanto, la conclusión a la que apuntan estas observaciones es que "los toros experimentan dolor, estrés y sufrimiento con características semejantes a los de los seres humanos", destaca el documento.



De hecho, agrega, la legislación de la Unión Europea (UE) reconoce explícitamente que "los animales son seres sensibles y establece como objetivo evitar a los animales todo dolor o sufrimiento innecesario". Para alcanzar este objetivo se ha desarrollado una normativa específica sobre la cría y el mantenimiento de animales en granjas, animalarios y zoológicos, sobre el transporte de animales y su sacrificio para el consumo, y sobre su uso en experimentación.



"LAS TRADICIONES CAMBIAN"



"El patrimonio de tradiciones de una sociedad es un bien a preservar siempre que no haya principios de mayor peso que justifiquen su extinción", subraya la declaración, que precisa: "las tradiciones cambian, y prácticas consideradas aceptables hace apenas unos pocos años actualmente son ilegales o se consideran éticamente inaceptables".



En este sentido, la Facultad considera que "la sociedad debería reflexionar sobre si un espectáculo en el que la violencia en vivo forma parte sustancial, por más que haya otros elementos, es un bien cultural a preservar y transmitir a las futuras generaciones".



A su entender, "existe en todo caso una obligación de coherencia que afecta a las instituciones de la sociedad española, y a las universidades. Por ello en las universidades y centros de investigación hay comités de ética para garantizar protocolos de investigación y de docencia ajustados a la legalidad vigente" para "evitar el dolor animal y transmitir a las nuevas generaciones valores exentos de crueldad".

dijous, 15 d’abril de 2010

ESPIDO FREIRE, ESCRITORA- CONFERENCIA EN EL PARLAMENT CATALÀ (EN CASTELLANO) / CONF. DEL CIENTÍFICO JORGE WAGENSBERG./ Y "Un catedrático de Derecho, considera la lídia júridicamente "inadmisible" (Terra Notícias 04-03-2010)

http://www.parlament.cat/web/actualitat/canal-parlament/videos?p_cp1=600000&p_cp2=tot&p_cp3=71&p_cp22=cerca


Compareixença d'Espido Freire, escriptora, amb relació a la Proposició de llei de modificació de l'article 6 del text refós de la Llei de protecció dels animals, aprovat pel Decret legislatiu 2/2008.


http://www.parlament.cat/web/actualitat/canal-parlament/videos?p_cp1=600000&p_cp2=tot&p_cp3=72&p_cp22=cerca

Comissió de Medi Ambient i Habitatge. 03/03/2010 - sessió ordinària


Compareixença de Jorge Wagensberg, científic, amb relació a la Proposició de llei de modificació de l'article 6 del text refós de la Llei de protecció dels animals, aprovat pel Decret legislatiu 2/2008.

NOTA: He añadido este otro vídeo de Jorge Wagensberg, científico para complementar el post, ya que un amigo del blog lo encontraba en falta.  ESTE 2º VIDEO EMPIEZA EXACTAMENTE IGUAL QUE EL 1º EN LAS PRESENTACIONES DE LOS DOS PONENTES ANTERIORES, PERO AL LLEGAR A ESPIDO FREIRE, SALTA AL CIENTÍFICO DR. WAGENSBERG.


UN CATEDRÁTICO DE DERECHO CONSIDERA LA LÍDIA JURÍDICAMENTE "INADMISIBLE,"


El catedrático de Filosofía del Derecho Francisco Javier de Lucas ha asegurado hoy (04-03-2010), que el daño que se causa a los toros bravos en las corridas 'es inadmisible' desde un punto de vista de jerarquía jurídica, y sin negar que esta tradición pueda ser considerada cultura o arte, la ha calificado también de tortura


De Lucas, que ha comparecido hoy ante la comisión de Medio Ambiente del Parlament de Cataluña, donde se debate la prohibición de las corridas de toros en esta comunidad, ha manifestado que la ley autonómica de protección de defensa de los animales no puede mantener la actual excepción que posibilita las corridas por el daño 'injustificable' que padecen los toros durante la lidia.




'No dudo que pueda resultar bello para algunos, pero no es asumible', ha afirmado el catedrático, que considera que un espectáculo que 'extrae su belleza de un elemento de tortura' no puede fomentar una sociedad menos cruel.



De Lucas ha señalado que el debate no debe centrarse en si se deben prohibir o no las corridas, 'sino cuánto tiempo retrasaremos una decisión que es la única razonable' porque 'no causar daño es una necesidad básica, pero el poder acudir a un espectáculo que a uno le gusta no lo es'.



En este sentido, ha expresado que la iniciativa legislativa popular presentada por Prou para prohibir las corridas en Cataluña 'defiende un bien jurídico superior'.



Por su parte, el filósofo y catedrático de la Universidad de Barcelona Norberto Bilbeny ha manifestado que las emociones de los taurinos aunque puedan ser comprensibles 'no valen tanto como la dignidad de la vida' y ha remarcado que no todas las emociones pueden tener 'amparo legal', sobre todo si éstas son 'incompatibles con la moral' como, a su juicio, ocurre con las corridas.



Bilbeny ha remarcado que no quería criminalizar a los taurinos, a quien, no obstante, ha animado a que se quiten 'la venda de los ojos' para comprobar 'el dolor que conlleva este espectáculo' y les ha advertido de que 'el negacionismo' es el último recurso de lo inaceptable, 'aunque sea de un orden menor' y no sea comparable 'ni de lejos', ha puntualizado, al del holocausto o de los malos tratos.



Este filósofo ha citado a un cordobés, pero no al torero, sino a Séneca, y ha aludido a la 'responsabilidad' que ha de imperar en la sociedad, pero no sólo sobre los hombres sino también con los animales, 'porque no podemos abusar de la superioridad humana', ha matizado.



El vicepresidente de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia, José Enrique Zaldívar, ha descrito de forma pormenorizada los daños que las distintas artes de la lidia provocan en un toro bravo, y ha puesto como ejemplo que una res de 500 kilos puede llegar a perder de 3 a 7 litros de sangre con los puyazos, o como el estoque provoca que el animal se ahogue en su propia sangre que acaba vomitando: 'el toro siempre muere por asfixia'.



Zaldívar, que ha tenido que aclarar su conocimiento de la agonía del toro a pesar de no ser veterinario bovino, ha apuntado que no es cierto que la puntilla provoque la muerte inmediata del toro, y ha recordado que esta herramienta está prohibida en los mataderos europeos por su crueldad.



Además, este veterinario, que ha ilustrado su comparecencia con unas imágenes de las suertes de la lidia, ha informado de que el análisis de 32 parámetros sanguíneos de toros que habían sido lidiados mostraban alteraciones patológicas hepáticas, renales y hormonales, que le provocan una agonía lenta de acidosis metabólica.



Asimismo, ha indicado que según otro estudio, el 60% de los cráneos de los toros que habían pasado por la arena presentaban fracturas como consecuencia de la acción del picador, y que la mayor parte de la reses sufrieron también lesiones de córnea y en los ojos.



Zaldívar ha recalcado que aunque las endorfinas que segregan los toros pueden resultar analgésicas 'no tienen poderes mágicos y mucho menos pueden equipar el dolor al placer', y ante este tipo de argumentos utilizados por los defensores de las corridas, el veterinario ha finalizado su intervención afirmando que 'una mentira nunca vive hasta hacerse vieja'.

Fuente: TERRA NOTÍCIAS (04-03-2010)

dissabte, 10 d’abril de 2010

Respuestas del Veterinario José Enrique Zaldívar, relativas a su conf. en El Parlament Català./ Conferencia de Jordi Casamitjana (Etólogo), sobre el comportamiento de los toros en las corridas de toros./ S.S. El Dalai Lama apoya la ILP de la Plataforma Prou.



Respuestas del Veterinario José Enrique Zaldívar, relativas a su conferencia en el Parlament, sobre "el sufrimiento del toro en la lidia: Lesiones anatómicas, alteraciones metabólicas y neuroendocrinas"


EL COMPORTAMIENTO DE LOS TOROS EN LAS CORRIDAS DE TOROS.


JORDI CASAMITJANA (ETÓLOGO.)

(comparecencia en el Parlamento de Cataluña el 3 de Marzo de 2010)



Gracias Sra. Presidenta, señoras y señores diputados, organizaciones y público asistente.



Mi participación en estas sesiones está encaminada a ayudar a dar un contexto científico a la propuesta de ley de prohibir las corridas de toros. Concretamente, mi contribución será desde el campo de la Etología, que es la ciencia que estudia el comportamiento animal de forma comparada.



Cuando cualquier gobierno se plantea la posibilidad de prohibir una actividad debido a una posible existencia de problemas graves de bienestar animal, la opinión de etólogos es muy relevante.



En estos casos, la pregunta que los políticos tendrían que hacer los etólogos es: ¿observando el comportamiento de los animales en cuestión y comparándolo con el comportamiento de otros, se puede llegar a la conclusión de que tales animales sufren desde un punto de vista individual y / o desde un punto de vista colectivo? Yo responderé a esta pregunta con mi intervención.



Hoy en día ya sabemos que existen tres tipos de sufrimiento animal: fisiológico, neurológico y psicológico. El primero se crea cuando hay una enfermedad física, el segundo cuando hay dolor, y el tercero cuando hay un estado mental de estrés, depresión, o psicopatía. Los etólogos podemos detectar este tipo de sufrimiento gracias a cuatro herramientas a nuestra disposición: las expresiones faciales, las vocalizaciones, el lenguaje corporal, y el comportamiento en relación al entorno. Yo he usado estas cuatro herramientas cuando he observado los toros.



Las expresiones faciales son mucho más útiles para especies sociales en las que la visión es el sentido más desarrollado, como el caso de los primates. Los toros, por ser de una especie del orden de los artiodáctilos, aunque sí son sociales el sentido de la visión no es el más desarrollado, y por tanto tienen menos expresiones faciales. Sin embargo, cuando he observado en detalle las grabaciones de las corridas de toros que he presenciado, he encontrado expresiones faciales de dolor (boca abierta, ojos cerrados, etc.), especialmente en los momentos cuando las armas (puya, banderillas, estoque o puntilla) son clavadas.



Pero hay una expresión facial que se puede observar en todos los toros en corridas de toros, y que indica un sufrimiento fisiológico. Hacia el final de la 'corrida', en el tercer tercio, se puede ver que el toro tiene la boca abierta y la lengua fuera. Esta es una expresión de agotamiento, indicando que la fisiología del animal tiene dificultades para mantener la temperatura de su cuerpo suficientemente baja para evitar un colapso. La familia de los bóvidos, en la que los toros pertenecen, tienen, relativamente hablando, un mecanismo no muy eficiente para rebajar la temperatura del cuerpo cuando se llega a una situación de hipertermia, ya que no sudan mucho como los caballos y no tienen una lengua muy larga para eliminar calor como los cánidos (perros o lobos). En otras palabras, los bóvidos, dada su masa y sus mecanismos para controlar la temperatura, se agotan muy rápidamente. Este 'defecto' es el que aprovechan depredadores naturales como son los lobos, que tienen una resistencia física mucho más duradera, y en nuestro caso los toreros, que utilizan los dos primeros 'tercios' de la corrida por agotar al toro.



Como el sentido del oído sí está bastante desarrollado en artiodáctilos (ya que a menudo son presas de depredadores, y por tanto es un sentido útil para defensa), en aquellos que son sociales, como es el caso de los toros, se esperaría que debería haber vocalizaciones que expresen sufrimiento. Esto es precisamente lo que he encontrado. Los bramidos que se escuchan durante las corridas de toros son una clara expresión de que el toro está pasando por una situación adversa que intenta evitar, que es precisamente el significado biológico y evolutivo del sufrimiento. Claramente los bramidos aparecen sólo cuando el toro se ha separado de sus compañeros de rebaño, y se enfrenta a una situación adversa que puede ser un entorno hostil o desconocido, o la provocación de los hombres o los caballos. Como el toro es un animal social, el mensaje del bramidos está destinado a sus compañeros de rebaño (los otros toros que viajaron con él en la plaza desde la dehesa, y que el toro puede todavía oler porque están próximos) y puede significar tanto un mensaje de alerta (por ejemplo "no vengáis aquí porque hay peligro"), o, más probable, una llamada de ayuda (por ejemplo "venid a ayudarme, me están atacando").



Sea cual sea el significado preciso, los bramidos informan de una situación adversa que el toro intenta evitar, y como el resultado de estas vocalizaciones es un fracaso (ni otros toros vienen a ayudarle ni la situación mejora), la frustración, añadida a la situación adversa de por sí, nos permite concluir que estas vocalizaciones, cuando realizadas en la arena de la plaza, son una expresión de sufrimiento.



La tercera herramienta etológica, el lenguaje corporal, también nos hace concluir que el toro sufre. Esta herramienta analiza la posición relativa de diferentes extremidades y partes del cuerpo unas respecto a otras. En otras palabras, las posturas de los animales. Hay una postura en la que el toro gira su cabeza hacia su espalda. Esto pasa cuando le acaban de clavar las banderillas o el estoque. La función de esta postura es claramente intentar sacar con sus cuernos lo que le está produciendo dolor. Esta interpretación se refuerza con el comportamiento asociado de saltar y moverse bruscamente de un lado a otro, y debido a que sabemos que el toro tiene muchos nervios del dolor en la zona donde estas armas están clavadas.



La cuarta y última herramienta etológica es el comportamiento del toro en relación a su entorno. Si un animal se encuentra en un entorno que le genera sufrimiento, su respuesta comportamental será o bien intentar cambiar de entorno, huyendo; o bien modificarlo eliminando aquellos aspectos de éste que son la causa del sufrimiento. Esto es precisamente lo que hace el toro de lidia. Hay varios casos documentados, los cuales yo también he sido testigo directo, que muestran que si se le da al toro la posibilidad de huir de la plaza, él elige huir. La plaza está diseñada precisamente para no darle al toro esta posibilidad. Por eso la puerta del 'toril', por donde el toro ha salido a la arena, se camufla con el resto de la plaza y el toro no la ve una vez ya se ha cerrado. Por eso la plaza es circular, para que el toro pierda su orientación y no se refugie en ninguna esquina (como solía pasar cuando las plazas eran cuadradas). Por eso la valla de madera ( "las tablas") es muy alta. Aún así, la motivación de escapar es tan grande que algunos toros saltan la valla, y sólo vuelven a la arena cuando son forzados con más dolor del que sufrían cuando estaban en ella.



Como al toro no se le da normalmente la posibilidad de huir, sólo le queda la opción de modificar el entorno eliminando aquellos aspectos de éste que son la causa de su sufrimiento. En este caso los toreros y los caballos. La embestida de los toros, a menudo erróneamente interpretada como un ataque, es en realidad un comportamiento defensivo encaminado a apartar al agresor del entorno donde el toro se encuentra.



A veces, el toro 'avisa' de forma instintiva con una embestida ritualizada que coincide con lo que los etólogos describimos como 'comportamiento ambivalente'. El toro, sin cambiar de lugar, y respirando profundamente, rasca el suelo con las patas delanteras, con la cabeza baja, en la dirección del elemento del entorno que intenta modificar (el torero o el caballo). Es lo que los taurófilos llaman 'escarbar'. Se trata de una amenaza ritualizado realizada esperando que no hará falta un enfrentamiento físico. Como los caballos o humanos no desaparecen con este comportamiento, el toro no le queda más remedio que embestir, intentando apartar el peligro directamente con sus cuernos. Este comportamiento es el que el torero quiere crear, y no dejará de provocar al toro hasta que tenga lugar (y cuando pasa, 'engaña' al toro haciéndole pensar que es el 'capote' o la 'muleta' lo que le está amenazante). Así pues, la embestida de los toros en la arena es un comportamiento de defensa que indica que el toro está sufriendo tanto psicológicamente como físicamente. Psicológicamente ya desde el principio de la carrera, ya que encima del miedo por encontrarse con un lugar lleno de gente gritando donde no puede huir o esconderse (lo que es especialmente negativo en el caso de los toros de lidia que se han criado en una situación de poco contacto humano y poca restricción física), debemos añadir el estrés causado por el transporte, la separación del resto del rebaño, y la situación de confinamiento extrema en los espacios donde se pone al toro inmediatamente antes de dejarlo salir a la arena.



La confirmación de que la embestida del toro es un mecanismo de defensa se encuentra cuando comparamos el comportamiento del toro de lidia con el comportamiento de otros animales en situaciones similares. Por ejemplo, tenemos el caso de los ciervos, que también pertenecen al orden Artiodáctilos y que, aunque pertenezcan a otra familia (los Cérvidos) también tienen el problema de agotarse rápidamente debido a hipertermia. Cuando ciervos son cazados por lobos, o también cuando son cazados por humanos, como el caso de la caza del ciervo a caballo y con perros - que era muy tradicional en Inglaterra pero que se prohibió en el 2004 junto con la caza del zorro o la liebre - su comportamiento de defensa se divide en dos partes. Primero, corriendo intentando escapar del depredador. Después, cuando ya se están agotando y no pueden correr más, volviéndose para intentar embestir a los perros o lobos con sus astas, a veces con bastante éxito hiriéndolos y acabando con la caza. Los cazadores ingleses llaman a esta segunda fase 'stag at bay', que se puede traducir como 'ciervo al acecho "o" ciervo mantenido a raya', y es cuando el cazador se acerca con una escopeta y dispara al ciervo. Por lo tanto, lo que vemos en las corridas de toros es el equivalente al 'toro at bay', la última fase de defensa que se manifiesta como último recurso cuando el toro no tiene más opción.



De hecho, en el pasado podíamos ver todo el proceso defensivo completo, ya que anteriormente no se transportaban los toros a la plaza con vehículos, pero se les hacía 'huir' hacia la plaza con los encierros (la primera fase de defensa), y entonces se les separaba y se les mataba en la corrida donde el toro embestía a los atacantes (la segunda fase de defensa). Precisamente como hoy aun se ve en San Fermín.



Así pues, desde de un punto de vista etológico yo no tengo ninguna duda de que todos los toros sufren como individuos en las corridas de toros, y que no hay ninguna modificación de las prácticas actuales en la arena que puede eliminar totalmente este sufrimiento.



Esto nos deja con la segunda parte de la pregunta inicial: ¿los toros sufren desde un punto de vista colectivo? Para responder a esta pregunta debemos averiguar que significa un colectivo de 'toros'. En este caso tenemos que ver cuál es la categoría taxonómica del toro de lidia. Este es un tema aun debatido en la comunidad científica que no parece ponerse de acuerdo con la clasificación precisa de estos animales, pero sí hay consenso en que pertenecen a la Orden Artiodáctilos, Familia Bóvidos, Sub-Familia Bovinos, y género Bos. Las discrepancias empiezan a nivel de especie, subespecie, raza, variedad, casta, etc. Hoy en día la mayoría de científicos aceptan que el toro de lidia pertenece o a al especie Bos taurus o Bos primigenius, y la subespecie Bos taurus taurus o Bos primigenius taurus, dependiendo de la especie que se acepte. Pero es importante destacar que todos los toros domésticos occidentales, tanto los de lidia como de carne, pertenecemos a estas subespecies, así que debemos ir aún más abajo en la clasificación para encontrar los toros de lidia. Es en este nivel donde no ni hay acuerdo sobre qué raza o variedad ellos pertenecen. Incluso no hay acuerdo si todos los toros de lidia son una raza. Por lo tanto, lo único que podemos decir con seguridad del 'colectivo' de toros de lidia es que son un grupo de bovinos domésticos creados por el hombre a través de selección artificial (como todos los toros que existen en el mundo hoy) , que se utiliza en la tauromaquia.



Por lo tanto no hay duda de que los toros de lidia no son ni una especie, ni una subespecie, y que son un producto de la actividad humana, no de la Naturaleza. Esto es importante porque uno de los sufrimientos posibles de un 'colectivo' de animales es el peligro de extinción, pero éste no se puede aplicar a los toros de lidia ya que este es un concepto que sólo puede aplicarse a subespecies, especies, y otros taxones superiores. Teniendo esto en consideración, dado que la especie a la que el toro de lidia pertenece tiene actualmente más de 1300 millones de individuos en el mundo, la minoría de los cuales utilizados en actividades taurinas, el peligro de extinción, con o sin tauromaquia, no es uno de los sufrimientos del toro de lidia.



Otro sufrimiento colectivo posible es la longevidad. Si una población de animales tiene su longevidad media reducida considerablemente por cualquier motivo, esto afecta su capacidad de reproducirse, y se podría hablar de que la población “sufre”un problema demográfico. Este sí es un tema aplicable al toro de lidia, ya que la longevidad de los individuos seleccionados para las corridas queda drásticamente reducida al menos una tercera parte de la longevidad a la que ellos podrían llegar. Los toros de lidia se matan cuando tienen tres, cuatro, cinco o como mucho seis años de edad, pero si la tauromaquia no existiera estos individuos podrían vivir 20 años o más. De hecho, la longevidad media de machos de la especie a la que los toros pertenecen es de 20 años en cautiverio.





Esta reducción artificial de longevidad tiene otra consecuencia para el colectivo de toros de lidia. Tiene un efecto negativo a la estructura social de los grupos. Cualquier especie social asume su equilibrio social con una combinación específica de miembros de diferentes edades y géneros. Si se elimina sistemáticamente un grupo demográfico específico, como es el caso de los machos de más de seis años, el grupo no puede conseguir la estabilidad social ideal y está siempre en una situación constante de reajuste, que explica cómo a veces hay muchas peleas entre machos en la dehesa. Estas peleas hacen que los ganaderos separen los machos del grupo, que no siempre ayuda a generar estabilidad. Añadido a esto, como después de generaciones de selección artificial los ganaderos de toros de lidia han estado intentando crear individuos que tienen más tendencia a defenderse embistiendo que corriendo, esto ha generado una respuesta inadecuada y no natural a las confrontaciones entre machos por hembras o por dominancia, que o bien crea más peleas y heridas entre individuos (sufrimiento físico), u obliga a los ganaderos a separar más los grupos (sufrimiento social).



En conclusión, desde un punto de vista etológico y zoológico yo no tengo ningún duda de que los toros de lidia sufren individualmente y colectivamente por causa de las corridas de toros, y por tanto la prohibición de estas actividades es la acción más coherente que una sociedad que le importa el bienestar animal y valora el patrimonio natural puede hacer.



Muchas gracias Sra. Presidenta, y señoras y señores diputados.







Jordi Casamitjana



Etólogo



Animal Protection Consultancy



London, UK




S.S. EL DALAI LAMA APOYA LA ILP DE LA PLATAFORMA PROU (2010-02-19)




S.S. el Dalai Lama apoya la ILP de la Plataforma PROU Cataluña - 19/02/2010 El líder tibetano pide a los diputados catalanes que apoyen la prohibición de las corridas taurinas en Catalunya. El Dali Lama ha pedido a los diputados catalanes que apoyen la iniciativa legislativa popular (ILP) de prohibición de toros en Catalunya. Así lo ha expresado el líder político y religioso tibetano y Premio Nobel de la Paz en una carta que ha mostrado la Asociación para la Defensa de los Derechos del Animal. "Creo que existen considerables evidencias -dice el Dalai Lama en la misiva- de que las corridas de toros son una práctica cruel que inflige de forma pública un dolor atroz a animales inocentes y sintientes, por lo que apoyo la ILP promovida por ONGs y ciudadanos catalanes para prohibir las corridas de toros en Cataluña". Asimismo, el Dalai Lama se dirige a los diputados catalanes para recabar su apoyo: "Hago un llamamiento al Parlamento de Cataluña para que vote a favor de la reforma del artículo 6.2 de la Ley de Protección de los Animales de Cataluña y para abolir definitivamente la excepción que permite las corridas de toros". De esta forma, el Premio Nobel de la Paz se suma a quienes han dado su apoyo a la Plataforma Prou, poco antes de que empiecen en el Parlament las comparecencias de detractores y aficionados de los toros , un paso previo en la tramitación de una ILP que decidirá finalmente si se prohíben o no los toros en Catalunya.

dijous, 8 d’abril de 2010

CUANDO LA TORTURA ES "NOBLE ARTE." Y CONFERENCIA DE JOSÉ ENRIQUE ZALDÍVAR LAGUÍA (VETERINARIO), EN EL PARLAMENT CATALÀ, MARZO 2010


El matador de toros Enrique Ponce es el primer torero que ha recibido el nombramiento de académico de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes de Córdoba.
Es notorio que en casi 200 años de existencia de la Academia y con tantas figuras del toreo que han pasado por la geografía cordobesa, sea precisamente ahora cuando a la actividad de torear se le de el título de “noble arte”.
Ahora, que los datos indican que han descendido el número de peñas taurinas y el de aficionados a las corridas de toros y por el contrario han surgido numerosas asociaciones que defienden los derechos de los animales ante la crueldad de algunas prácticas llevadas a cabo por los seres humanos.
Y es que las corridas de toros aunque legalmente consentidas, son éticamente cuestionadas por aquellos que sienten y piensan que los animales deben tener también el derecho a no ser maltratados y torturados.
Hecho que es recogido por la Ley de Bienestar Animal de la Comunidad Europea y en el que está exento el toro de lidia por motivos estrictamente políticos.
Es cierto que el buen aficionado no disfruta con el tormento y la muerte del toro, sino que aprecia el valor y maestría del torero.
Pero si se juzga una corrida de toros con objetividad, se observa que hay un cruel linchamiento de un animal acorralado e indefenso que tiene capacidad de sentir dolor físico como otro mamífero.
Esta brutal tortura se produce ante un público, que indirectamente utiliza el sufrimiento gratuito del inocente animal como medio de evasión y divertimento.
En la plaza de toros se producen escenas de extrema violencia, de tormento y desprecio de los animales.
Una institución como la Academia Cordobesa debería incluir en sus principios junto a los de independencia y libertad, el de intolerancia al maltrato y el respeto a la vida de todos, incluyendo al toro y al torero.




Fuente: otracordobaesposible.wordpress.com

El texto y material fotográfico los he extraído de este blog, que me ha parecido muy interesante para el tema.
De fecha 1 de Noviembre del 2007 (Derechos de los animales.)


CONFERENCIA DE JOSÉ ENRIQUE EN EL PARLAMENT CATALÀ. MARZO 2010


(Documento de Google)


Gracias señora presidenta, señores diputados, organizaciones y público asistente.




El título de mi comparecencia es:



El sufrimiento del toro en la lidia: Lesiones anatómicas, alteraciones metabólicas y neuroendocrinas



Los argumentos taurinos para defender la lidia se vieron incrementados en el año 2007 gracias a la aparición de una hipótesis en la que se cuestionaba el sufrimiento del toro durante la lidia. El estudio fue realizado por veterinarios de la facultad de veterinaria de Madrid, y tuvo y tiene amplio eco entre los defensores de la tauromaquia.



Lo que les voy a plantear hoy, en ésta mi comparecencia, son una serie de datos objetivos que aparecen en numerosos trabajos, muchos de ellos llevados a cabo por veterinarios de plazas de toros y publicados en libros y revistas científicas.



Una vez escuchada mi exposición, deberán ser ustedes los que decidan si el toro bravo es un animal adaptado para la lidia, que ha nacido para morir en un ruedo, y lo que es más importante, si dicho espectáculo supone maltrato, dolor y sufrimiento para el animal, y que por tanto sería susceptible de ser prohibido en la Comunidad Autónoma de la que ustedes son diputados, a través de la modificación del artículo 6º de su Ley de Protección Animal.



La lidia consta de una serie de tercios en los que el toro es picado, banderilleado, y herido de muerte con el estoque, siendo posteriormente descabellado y apuntillado.



La puya es un arma metálica cortante y punzante que consta de 6 cm de cuerda encolada y 2.5 cm de púa piramidal tan afilada en cada una de sus aristas como la hoja de un bisturí. Va provista de un tope cilíndrico que debería impedir que entrara en el cuerpo del animal más de esos 8.5 cm.



Son muchos los estudios anatomopatológicos que se han desarrollado sobre cadáveres de toros lidiados para determinar las lesiones que provocan.



Los cánones taurinos marcan como lugar "ideal" para la realización de esta suerte, la zona anatómica conocida como morrillo, que se sitúa en el cuello entre la 4ª y 6ª vértebra cervical, lugar donde asienta una gran masa muscular responsable junto a determinados ligamentos de los movimientos de extensión de la cabeza. Como podrán ver y saber a continuación esto casi nunca es así.



En todos, absolutamente todos los estudios consultados al respecto, se reconoce que los puyazos suponen, entre otras cosas, un gran daño neurológico para el toro.



En más del 70% de los toros estudiados, se ha determinado que las puyas son clavadas en zonas muy posteriores a la indicada como "ideal". Las lesiones descritas afectan a más de 20 músculos, sin contar los intercostales y costales. Todas estas estructuras son necesarias para la movilidad del tercio anterior de animal, los movimientos del cuello, y de la cabeza, y para la función respiratoria. Pero no son sólo los músculos, tendones y ligamentos los que son seccionados, sino también importantes venas, arterias, y nervios



Los resultados indican que la profundidad media de los puyazos es de 20 cm, habiéndose encontrado trayectorias de hasta 30 cm. Se sabe que una sola vara puede abrir hasta 7,4 trayectorias diferentes.



Se reconoce que las puyas provocan fracturas de apófisis espinosas y transversas de vértebras, fracturas de costillas, y de sus cartílagos de prolongación, y que pueden perforar la pleura y el pulmón, dando lugar a neumotorax. Del mismo modo son inevitables las lesiones de la médula espinal, las hemorragias en el canal medular, y la lesión de nervios tan importantes como el plexo braquial (que se ocupa de la inervación de las extremidades anteriores), y de las ramas dorsales de los nervios espinales que se encuentran paralelos a la médula.



Las pérdidas de sangre que sufre un toro en la suerte de varas son algo contradictorias, oscilando entre el 8 y el 18% de su volumen sanguíneo. Un toro de 550 kilos perdería entre 3 y 7 litros de sangre tras los puyazos.



Las banderillas, que se clavan en número de seis, llevan en su extremo un arpón de acero cortante y punzante, que en su parte visible será de una longitud de 4-6 cm. Desgarran muchas de las estructuras anatómicas lesionadas con anterioridad por las puyas, y producen lesiones en unos 10 cm alrededor de donde han sido insertadas, aumentando la pérdida de sangre en el animal.



El estoque, una espada curvada de 80 cm de largo, debería lesionar o secciónar los grandes vasos que asientan en la cavidad torácica, es decir, la vena cava caudal y la arteria aorta posterior.



Lo que sucede con más frecuencia es que el estoque lesiona cordones nerviosos laterales a la médula, lo que provoca la desconexión de todo el aparato motor de la caja torácica, lo que añadido a la gran lesión del pulmón derecho, da lugar a una dramática dificultad respiratoria. La sangre pasa del pulmón a los bronquios, de allí llega a la traquea, y sale al exterior por la boca y la nariz.



En otras ocasiones se atraviesa el diafragma, lo que va a producir una parálisis por lesión del nervio frénico; la lesión del nervio frénico puede determinar compromiso de la función diafragmática con insuficiencia respiratoria.



Se dan casos en que las estocadas son tan traseras que pueden llegar a penetrar en el hígado y la panza.



En otras ocasiones veremos unos pequeños hilos de sangre en la boca y en la nariz. Esto sucede cuando el estoque ha tocado la parte más externa de los pulmones y el toro se traga su propia sangre.



En 57 corridas estudiadas (342 reses) tan sólo el 20% de las estocadas lesionaron la vena cava caudal.



En el año 2003 se publicó un estudio en el que tras el análisis de 434 toros se certifica la presencia de émbolos en el tejido pulmonar y hepático en un alto número de animales, que se atribuyen a la irrupción de la espada en la región intratorácica, órganos intraabdominales, así como en las estructuras vasculares.



La lidia concluye con el descabello y la puntilla.



El descabello se realiza con una espada similar al estoque, pero que lleva un tope de 10 cm. Su misión es lesionar y seccionar la médula espinal entre la 1ª y 2ª vértebra cervical.



La puntilla se le da al toro con un cuchillo de 10 cm de hoja, que una vez introducido en el espacio occipito-atlantoideo secciona el bulbo raquídeo, provocando la parálisis general del animal con disminución de la presión arterial. Los movimientos respiratorios se van paralizando y la sangre circulante, cargada de CO2, produce hipoxia en el encéfalo. Se dice que provoca la muerte instantánea del toro, pero no es cierto, ya que va a dar lugar a la la muerte por asfixia. Algunos animales presentan durante algún tiempo después reflejos que son compatibles con la vida. La puntilla está prohibida en todos los mataderos de la UE por considerarse un método cruel de dar muerte a un animal.



Pero no son sólo éstos los datos que les puedo aportar para demostrar que la lidia es un acto cruel de maltrato animal, con una profunda repercusión en las constantes vitales del toro, lo que demuestra el sufrimiento físico y psíquico a que es sometido.



En estudios realizados para determinar las alteraciones metabólicas que sufren estos animales queda patente su incapacidad para adaptarse a la misma.



32 parámetros sanguíneos han sido estudiados en cientos de toros lidiados y dados muerte en la plaza. Todos estos valores sufrieron importantes modificaciones en un espacio de tiempo relativamente corto, el que dura la lidia, y todas las alteraciones, tanto a la alta como a la baja, pueden ser consideradas como patológicas. Estos animales presentan graves alteraciones hepáticas, renales, del equilibrio ácido básico, del recuento de células sanguíneas, y de sus valores hormonales. En el dossier que se les ha entregado tienen una amplia información al respecto.



Estas analíticas revelan un grave estado de hemoconcentración y deshidratación por la pérdida de fluidos que experimenta el animal.



La presencia de un pH ácido en la sangre en el 93,5% de los toros analizados, demuestra un estado de acidosis metabólica que podemos considerar como grave. Un pH sanguíneo bajo significa que la sangre contiene demasiado ácido, lo que es perjudicial para las células del organismo. El origen de este estado patológico hay que buscarlo en el sobreesfuerzo que supone la lidia, para la que el toro no está preparado.



También ha sido merecedora de estudio la función respiratoria del toro durante la lidia, mediante la medición de gases sanguíneos (gasometría). De estos trabajos podemos deducir un gran sufrimiento.



Las mediciones incluyen la presión parcial de oxígeno (PO2), la presión parcial de dióxido de carbono (PCO2), el pH, el bicarbonato (HCO3-), el dióxido de carbono total (TCO2), el exceso de bases (EB), y la saturación de oxígeno (sO2).



Los valores obtenidos después de la lidia demuestran la incapacidad de los pulmones para eliminar el CO2 que se está produciendo, disminuyendo la presión parcial de oxígeno (PCO2) y aumentando la presión parcial de dióxido de carbono (PO2). Una muestra más de la incapacidad del toro para adaptarse al castigo a que es sometido.



Según el taxidermista de la plaza de toros de Las Ventas, el 60% de las cabezas de toros sobre las que ha trabajado, presentan fisuras o fracturas de cráneo. Un conocido crítico taurino, se refirío a esta circunstancia como el "crimen del estribo del picador"



Un estudio realizado sobre más de 6000 toros revela un gran número de lesiones oculares que sufren estos animales durante la lidia, en el desembarco del camión, o durante la espera previa a su salida a la plaza. En un 23% de ellos, se encontraron úlceras de córnea, desprendimientos de retina, luxaciones y subluxaciones de cristalino, fractura del borde orbitario en el arco superciliar, y hemorragias intraoculares.



Incidiendo en el estudio al que he hecho referencia al comienzo de mi exposición, y en el que nada se dice de todas las alteraciones orgánicas y anatómicas que he descrito, les haré una serie de puntualizaciones con respecto a las afirmaciones que en él se hacen, y que concluyen minimizando el sufrimiento, el estrés y el dolor que padece el toro durante la lidia, y transformándolo en un animal adaptado para tal fin.



El estrés es la "situación de un individuo o de alguno de sus órganos o aparatos, que, por exigir de ellos un rendimiento superior al normal, los pone en riesgo de enfermar", es decir, una verdadera amenaza para la homeostasis, que es la tendencia de los organismos para mantener la estabilidad de componentes fisiológicos vitales como el pH, la temperatura corporal, los electrolitos, o la tensión de oxígeno, por lo que mantener en equilibrio sus valores en un rango estrecho es esencial para la supervivencia del individuo.



Como se puede comprobar trás el estudio de las análiticas, el organismo del toro durante la lidia no puede conseguir dicho equilibrio lo que demuestra su inadaptación a la misma.



Se nos dice que el tálamo del toro es más grande que el del resto de los bóvidos (aproximadamente un 20%), y que por ello estos animales son capaces de responder al dolor con más rapidez. Evidentemente no puedo negar esta afirmación, la de su tamaño, pero si les puedo decir que el tálamo no es el encargado de responder ante el dolor. Esta estructura neuronal situada en el centro del cerebro es la que procesa las sensaciones, propaga los impulsos y quizás los integra, pero es la corteza cerebral la que decide la respuesta que se debe producir.



Se afirma también que el toro carece de neuronas memoria, lo que haría que careciera de recuerdos en lo que respecta al dolor. La percepción del dolor requiere un reconocimiento cortical del estímulo como no placentero. Además, el dolor es una experiencia subjetiva sensorial y emocional que requiere la existencia de conciencia.



El aprendizaje, la memoria, y el comportamiento agresivo, dependen en gran medida de unas estructuras cerebrales que reciben el nombre de hipocampo y amígdala, y no del tálamo.



Cualquier mamífero tiene tres memorias: memoria sensorial que opera en un tiempo inferior a un segundo, memoria a corto plazo, que no se prolonga más allá de 15 a 20 segundos, y memoria a largo plazo. Las tres interactuan conjuntamente y se envian información, y tienen una función definida. La primera de ellas está fuera del control de la consciencia, y actua de manera autómatica y espontánea en todos los mamíferos.



En un estudio que lleva por título: "Comportamiento del toro de lidia frente al caballo y la muleta", se puede leer: "la tienta con muleta en el toro de lidia es inviable dada la capacidad de aprendizaje de estos animales".



Entiendo que el aprendizaje lleva aparejado el recuerdo, que se le niega al toro de lidia, y creo evidente que el toro de lidia, a lo largo de su vida, ha tenido contacto con sensaciones que le han provocado dolor, y que por tanto debe tener conciencia y memoria sobre él.



En este mismo estudio se nos dice que el toro se adapta perfectamente a la lidia, ya que el cortisol, hormona medidora del estrés determinada en toros muertos en el ruedo, presenta valores menores que el medido después del transporte, y que el de los toros que fueron devueltos a los corrales por no ser aptos para la misma, lo que hace suponer que el viaje y la salida al ruedo les estresan más que la lidia en sí.



En dos tesis doctorales, presentadas en la facultad de veterinaria de Madrid (2002, y 2006), y dirigidas por el mismo veterinario que ha hecho estas afirmaciones, se dice todo lo contrario: "los toros lidiados y dados muerte en el ruedo, presentaban niveles hormonales de cortisol más altos que los tomados como control, que son los devueltos por no ser aptos para la lidia, y se concluía que la lidia suponía un importante estrés para el toro, ante el que intenta adaptarse".



Los estudios a los que he hecho referencia sobre las análiticas en toros lidiados, y algunos otros, demuestran que el cortisol está por encima de los valores considerados como normales, y que el toro sufre un gran estrés al ser lidiado. Ante la duda que puede se puede plantear al respecto, les diré que:



"Cuando existen lesiones en las vías de transmisión del sistema nervioso, indispensable para que se produzca una respuesta endocrina ante estímulos estresantes mediada por el sistema nervioso, dicha respuesta se puede ver amortiguada o evitada por lesiones neuronales o de la médula espinal".



Descubrimientos muy recientes indican que las betaendorfinas podrían inhibir las descargas de los precursores hormonales que darían lugar a las descargas de cortisol. Dado que al parecer el toro durante la lidia, descarga estas sustancias en gran cantidad, podría ser ésta otra de las razones por lo que el cortisol medido no sea el esperado.



El agotamiento del toro ante la lidia (tercera fase del Síndrome de Adaptación de Selye), debe ser tenido en cuenta en las determinaciones hormonales por lo que respecta al cortisol, y deberían valorarse los numerosos daños físicos y alteraciones metabólicas que sufre el animal, y que demuestran su inadaptación.



Los análisis sanguíneos en toros lidiados indican altos niveles de potasio y bajos niveles de sodio y de cloruros, compatibles con el posible agotamiento de la glándula suprarrenal encargada de descargar el cortisol, y la aldosterona.



Y para terminar mi comparecencia haré alusión a otra afirmación que se extrae como consecuencia del estudio mencionado. En él se dice que, gracias a la gran descarga de opiáceos endógenos -betaendorfinas, y metencefalinas-, el dolor y el placer se equiparan.



Las endorfinas no tienen poderes mágicos. Todas las endorfinas descubiertas hasta hoy, son descargadas cuando hay estrés y dolor, y no se me escapa que tienen propiedades analgésicas, pero en ninguna publicación científica podrán leer que neutralizan el dolor hasta equipararlo al placer. Si así fuera: ¿que sentido tendrían los estudios sobre el dolor y cómo neutralizarlo?



El estudio de los opiáceos endógenos, y de sus receptores es todavía hoy un gran misterio para la ciencia médica, y sabiendo que se descargan en ingentes cantidades ante situaciones de estrés, de dolor, de sufrimiento, de sobreesfuerzo, de hemorragias, de desequilibrio orgánico, de insuficiencia cardiorespiratoria, y de alteraciones de la tensión arterial, como las que se producen durante la lidia, y que les he explicado, es lógico que el toro, durante la agonía a la que es sometido, no tenga más remedio que producirlas. Los estudios que demuestran lo que afirmo son numerosos, y en el dossier que se les ha entregado tienen algunos ejemplos. En muchos de ellos, se afirma que a mayor indice de endorfinas, mayor es el dolor que se siente y el estrés que se padece (Bacigalupo), e incluso en algunos estudios de medicina humana, y veterinaria, sirven para cuantificarlos. Se ha llegado a afirmar que las endorfinas descargadas en estados de estrés no tiene poder analgésico (Harbach 2007), y varios autores aseguran que las encefalinas representan el sistema modulatorio de mayor relevancia en el intento de adaptación de un organismo al estrés crónico.



Si el toro de lidia tiene esta sobrenatural adaptación para soportar el dolor, el maltrato y el sufrimiento, creo que ésta hipótesis es merecedora de un importante espacio en una publicación de caracter científico, cosa que hasta ahora no ha sucedido.



"El bienestar animal a de abordarse bajo bases científicas verdaderas. La percepción errónea de los animales como seres que no sienten y que por tanto son incapaces de sufrir, hace que se desarrollen actitudes negativas hacia ellos, que se reflejan en conductas de neglicencia, crueldad o trato irrespetuoso".



Observen como sale el toro a la plaza, y como termina su vida, y si todavía alguien puede pensar que este animal ha sido capaz de sentir placer en algún momento de la lidia, pongo mi título de licenciado en veterinaria a disposición de los órganos colegiados que regulan mi profesión.



Terminaré citando a Sófloques que decía: "una mentira nunca vive hasta hacerse vieja".



Muchas gracias señora presidenta y señoras, y señores diputados.



José Enrique Zaldívar Laguía.



Veterinario.



Fotos para la exposición

dijous, 1 d’abril de 2010

SANGRE EN LA ARENA DE "ORLANDO BELIS" Vídeo no recomendado para menores de 14 años, que es la edad en que legalmente está prohibido asistir a este cruel espectáculo. En realidad debería de estar prohibido a cualquier edad si nuestras autoridades tuvieran la dignidad que hay que tener.



Blocs que han expuesto entradas interesantes sobre este tema:

http://jesus-creaciones.blogspot.com/

http://coleccionandoletras.blogspot.com/

http://ivansainzpardo.blogia.com/2010/032601-este-rey-no-me-representa.php#comentarios

Este vídeo es muy duro de ver, porque se ve, se siente el sufrimiento del animal. Yo he querido verlo para conocer más de cerca este sufrimiento, ya que a los toros no voy y me quedo fuera cuando asisto a las manifestaciones antitaurinas que se hacen -cuando me entero de su realización-  Tengo que decir que te afecta y que hagáis lo que queráis si venis a mi blog.
Entonces, el vídeo contiene una canción cantada por "Orlando Belis" y su letra es ésta:

                                    Siento lazos en mi cabeza,
                                    unos cuantos seres humanos me rodean,
                                    sus lanzas me golpean,
                                    sus puntas envenenadas
                                    me causan dolor.
                                    ¿ A dónde me llevan?
                                    ¿Por qué tanta gente me espera?
                                    ¿Qué harán conmigo?
                                    tengo miedo
                                    las piernas me tiemblan
                                    mis ojos lloran
                                    se abre una reja,

                                    Hay mucha arena
                                    unos hombres me esperan
                                    se protegen con capas,
                                    ¿Qué quieren de mí?
                                    ¿Qué quieren de mí?

                                    Hermano caballo
                                    ¿Por qué cargas en tu espalda
                                    a un tirano?
                                    que viene con su lanza
                                    a hacerme daño.

                                    Hermano caballo
                                    ¡huyamos de aquí!
                                    hermano caballo,
                                    o ayúdame a salir.

                                    Siento desangrar mi espalda
                                    provocado por la lanza,
                                    veo la gente que se alegra
                                    y se burla de mí.

                                    Mi hermano el de la capa
                                    dime, ¿qué quieres que haga?
                                    ¡que me dejes vivir!
                                    si somos hermanos,
                                    ven, dame un abrazo,
                                    si somos hermanos,
                                    no me hgas sufrir,
                                    ven, dam un abrazo.

                                    Hermano humano,
                                    ¿Qué tienes en las manos?
                                    tengo mucho frío
                                    y me estás haciendo daño.

                                    Hermano humano,
                                    ¿Qué coge ese hermano?

                                    Estoy sangrando,
                                    me estás matando.
                                    Estoy temblando
                                    y no puedo seguir parado,
                                    me estoy ahogando,
                                    con mi sangre derrotado.

                                     ¿Por qué te aplauden?
                                    si yo me estoy muriendo.

                                    ¿Por qué me asesinas?
                                     si yo nunca te hice daño.

                                     Tengo frío
                                      estoy temblando,
                                     tengo sueño,
                                     estoy cansado,
                                     crugen las piernas,
                                     ¿Cuál fue mi pecado?

                                     Ojalá supiera,
                                     ¿Por qué me asesinas?

                                     Tengo frío,
                                      tengo sueño,
                                      tengo frío,
                                      tengo sueño...